Casas Reales

Charlene regresa por la puerta grande y protagoniza el Día Nacional de Mónaco tras su enfermedad

Como cada 19 de noviembre, Mónaco celebra su Día Nacional. El acto ha reunido este sábado a gran parte de la familia Grimaldi, sin embargo, la gran protagonista fue la princesa Charlene, que el año pasado no pudo estar por los problemas de salud que le mantuvieron alejada de la vida pública varios meses.

Lea también: Alberto de Mónaco, feliz en Nueva York con sus hijos bastardos, a los que Charlene detesta

La enfermedad de la exnadadora ya es cosa del pasado. En este día tan importante para el principado, se le ha visto junto a su marido, el príncipe Alberto, y ha acaparado todas las miradas con su estilismo en blanco y negro, sencillo a la par que elegante. El look de la princesa, de 44 años, estaba compuesto por un abrigo largo combinado con una pamela negra, guantes de cuero y broche joya.

Los príncipes han asistido a la misa de Acción de Gracias junto a Carolina y Estefanía de Mónaco, que han acompañado a su hermano en los momentos en los que su mujer no pudo asistir a causa de su enfermedad. En otro de los balcones de la catedral se encontraban los sobrinos del príncipe: Carlota, Pierre, Andrea, Alexandra, Pauline, Camille y Louis. Los hermanos de Charlene, Sean y Gareth, también se encontraban allí, evidenciando que entre las dos familias existe una buena relación.

Tras la eucaristía, los mellizos Jacques y Gabriella se incorporaron a los actos oficiales en el patio del Palacio, en el que su padre ha pasado revista a la Guardia de Carabineros y ha entregado varias condecoraciones a los miembros de este cuerpo. Los pequeños están a punto de cumplir 8 años, y eso se refleja en su aspecto físico y también en su actitud, ya que se muestran mucho más formales. Tal y como sucede habitualmente en esta fecha, toda la familia ha salido al balcón del palacio para saludar a los miles de ciudadanos que les esperaban.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.