Casas Reales

El duro testimonio de Ingrid Sartiau, la mujer que defiende ser hija del emérito: "Ojalá no haberlo sabido"

Además de la historia de Albert Solà, ¿Quién es mi padre? contó con el testimonio de Ingrid Sartiau, una mujer de origen Belga que también asegura se hija ilegítima de Juan Carlos I. Ambos se encontraron el camino por averiguar la identidad de su progenitor.

Lea también: La autopsia de Albert Solà, presunto hijo ilegítimo de Juan Carlos I, desvela el motivo de su muerte

La historia de Sartiau comienza una vez su madre, Lilian Sartiau, le confiesa que es hija del entonces rey de España en 2012. Según Ingrid, su madre le contó que mantuvo un romance con el padre de Felipe VI cuando trabajaba como institutriz de una importante familia belga en los años 50,a los que Juan Carlos I visitaba.

"Mi hermana me decía que había conocido a un chico muy guapo, muy amable y que quería volver a verla, que ella le dijo que por qué no (...) Tuvo un flechazo con mi hermana, allí fue donde se conocieron y donde comenzaron a verse, como es lógico de manera secreta porque ella era gobernanta y él era entonces un príncipe", explica Huguette Sartiau, hermana de Lilian.

En 1965, cuando el rey emérito ya estaba casado con la Reina Sofía, nacería Ingrid, la que según sería la hermana de las infantas Elena, Cristina y el rey Felipe VI. Durante sus primeros años de vida, la madre de Ingrid la mantuvo oculta por miedo a que alguien pudiera arrebatársela. 

Con el tiempo, Ingrid volvió a estar al cuidado de su madre y esta vez con unos lujos que su madre no podía permitirse. Según cree la tía de Ingrid, su hermana recibía a escondidas dinero por parte del rey emérito: "Venían a verlas personas importantes, a asegurarse de que la niña estaba bien, yo creo que Juan Carlos intentaba saber de ella, creo que en el fondo la quería".

En 2015, Ingrid contó con mejor suerte que Albert Solà porque el Tribunal Supremo aceptó su demanda por paternidad. Sin embargo, un tiempo después la archivaron sin posibilidad de recurso porque la madre de Ingrid contradijo su historia.

Todo este proceso le ha supuesto un revés de salud a Ingrid: "Me ha hecho pasar emociones extremas, una gran depresión y tres meses ingresada en una clínica. Hace años que tomo antidepresivos para intentar superar esto. He engordado 30 kilos, lo he pagado muy caro".

Cree, además, que no debería haber sabido quien era su supuesto padre: "Ha sido una sacudida en mi vida, ojalá no haberlo sabido nunca, esto me ha puesto la vida patas arriba. Mi vida de pareja, mis hijos... Todo. Antes de esta historia era una mujer feliz y en ese momento todo cambió para mí".

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments