Casas Reales

La autopsia de Albert Solà, presunto hijo ilegítimo de Juan Carlos I, desvela el motivo de su muerte

¿Quién es mi padre? emitió este sábado la historia de Albert Solà, una semana después de su muerte. El camarero, que aseguraba ser hijo de don Juan Carlos, falleció de forma repentina mientras se encontraba con unos amigos en un bar.

Lea también: La cámara del bar donde murió Albert Solà, presunto hijo ilegítimo del Rey Juan Carlos, fue manipulada

El juzgado de primera instancia e instrucción 3 de La Bisbal d'Empordà ordenó el pasado viernes investigar el fallecimiento del presunto hermano de Felipe VI. Carlota Corredera leyó en directo los resultados del informe preliminar de la autopsia.

Según el documento, la muerte del hombre, de 66 años, se produjo a causa de un infarto agudo de miocardio. No obstante, la familia de Albert no descarta solicitar una segunda autopsia dadas las extrañas circunstancias que rodean su repentina muerte.

Los amigos de Albert Solà con los que el presunto hijo del rey emérito pasó sus últimas horas aseguran que el catalán se encontraba en perfecto estado y que nada hacía sospechar que su muerte fuera inminente.

A ello se suman las imágenes de las cámaras de seguridad del bar. En el vídeo de ese día, se ve cómo se giran media hora antes del fallecimiento de Albert y, unos minutos después de certificarse su muerte, la encargada del local vuelve a colocar en su sitio la cámara.

De su infancia a cómo se enteró de su supuesto origen

El 16 de agosto de 1956 Albert Solà fue abandonado en un hospicio de Barcelona. Durante sus primeros años, pasó de familia en familia de acogida hasta que finalmente fueron los Solà Jiménez quienes le adoptaron para criarle y cuidarle.

A lo largo de su crecimiento, Albert contó con ciertas atenciones y privilegios que nunca supo explicar: "Cuando vivía en Ibiza con mis primeros padres venía a verme una señora muy elegante, siempre vestida con traje de chaqueta y falda, me traía regalos (...) Cuando luego estaba con mis padres, de vez en cuando recibía regalos carísimos que mis padres claramente no se podían permitir, me compraron un coche nuevo cuando mi padre jamás había tenido uno, él usaba coches de tercera mano, mis padres no tenían recursos para darme esos caprichos, no sé de dónde lo sacarían".

Según Solà, aquella señora que le visitaba era la madre del rey emérito, su presunta abuela, que habría sabido de la paternidad de su hijo antes de que este conociese a la que sería su mujer, la reina Sofía.

Un tiempo después, el camarero catalán empezó con las investigaciones sobre su origen y sería un juez el que le reconocería a Solà que el rey emérito era su padre biológico. Desde ahí, empezó la batalla legal que no llegó a buen puerto para él. El Supremo rechazó una demanda de paternidad que puso en 2015 y tampoco tuvo éxito con el posterior recurso de amparo que puso en el Constitucional.

El catalán falleció el pasado sábado, 8 de octubre, tras toda una vida intentado responder a la gran pregunta sobre su verdadero origen: "He perdido más que he ganado. En el entorno del ámbito familiar, en el entorno económico... Es algo que jamás voy a recuperar. ¿Valdrá la pena? Lo dejo en el aire", dijo entonces en la entrevista que le hizo el programa de Telecinco meses antes de morir.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

peka
A Favor
En Contra

Esa autopsia, se debería de haber realizado por forenses extranjeros, sin ningún vínculo con el CNI y del resto de los aparatos del Estado.

El resultado de la actual, no tiene ningún valor, viendo como se las gastan los "presuntos implicados" en operaciones similares ...

Puntuación 2
#1