Casas Reales

Por qué Harry pasó de reunirse con Guillermo cuando el victimismo de los Sussex retumbó en Buckingham

Fue en 2019, en Sudáfrica. Quedaban solo unos meses para que cayera la bomba del Megxit en Buckingham. En Johannesburgo, el presentador de TV Tom Bradby logró unas palabras de la duquesa de Sussex inéditas que apuntan a una primera confesión: se sentía una víctima de su propio papel de royal. El testimonio vio la luz en un documental de la ITV.

En un momento de fragilidad, Meghan Markle admitió que la presión de su nuevo rol de consorte y de madre de Archie le estaba pasando factura. Admitió también cómo le afectaba estar en el centro del foco mediático con un inesperado agradecimiento a Bradby: "Gracias por preguntar porque no mucha gente me ha preguntado si estoy bien".

También en ese viaje por primera vez se verbalizó la distancia que se abría entre Guillermo y Harry. Fue el propio duque de Sussex quien lanzó al aire aquello de "estamos en diferentes caminos... como hermanos, tenemos nuestros días buenos y nuestros días malos". Harry suavizó ese mensaje que trasmitía decepción y tristeza con un "siempre estaré ahí para él y él estará ahí para mí. No nos vemos tanto... pero lo quiero mucho". Este era el momento que se vio en el documental de Bradby.

Ahora Daily Mail publica que esta relación de todos para uno y uno para todos no era tan sólida. El entonces duque de Cambridge se habría quedado de piedra ante este retrato de infelicidad de su hermano y su cuñada y habría enviado un whatsapp a Harry para derretir ese hielo. Para concertar una reunión entre ambos, Guillermo deslizó que tendría que despejar su agenda con la ayuda de su secretario. El encuentro salía del marco de la intimidad y entraba en la agenda. Harry, por miedo a filtraciones a la prensa, declinó la invitación y pasó de ir. Según el rotativo, le dijo: "No vengas". Aquel summit de emociones no se celebró.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments