Casas Reales

Alerta en la realeza europea por el positivo en Covid de Margarita de Dinamarca después de asistir al funeral de Isabel II

Preocupación entre la realeza después de que la casa real danesa haya informado este miércoles 21 que la Reina Margarita ha dado positivo en Covid. La monarca compartió espacio con el resto de royals en el funeral de Estado de la reina Isabel II en Londres.

Margarita, de 82 años, ha cancelado todos sus compromisos y se encuentra descansando en su castillo de Fredensborg, informan fuentes oficiales, que no han dado detalles sobre el estado de salud de la soberana. Margarita ya se contagió de coronavirus el pasado mes de febrero.

"Su Majestad la Reina dio positivo por COVID-19 anoche y ahora se hospeda en el Castillo de Fredensborg. Las actividades de la Reina esta semana han sido canceladas. La fiesta del viernes por la noche en el Castillo de Christiansborg para los miembros daneses del Gobierno, el Folketing y el Parlamento Europeo se llevará a cabo con Su Alteza Real el Príncipe Heredero y Su Alteza Real la Princesa Heredera como anfitriones", reza el comunicado.

Margarita ha estado en contacto estrecho con buena parte de sus homónimos durante su reciente estancia en el Reino Unido para dar su último adiós a Isabel II. La monarca danesa acudió a la capilla ardiente de la 'reina de todas las reinas' en Westminster Hall el domingo antes de asistir a la recepción ofrecida por el Rey Carlos III en el Palacio de Buckingham acompañada por su hijo, el Príncipe Federico. El lunes estuvo en el funeral de Estado y en la misa privada que posteriormente se celebró en el Palacio de Windsor y a la que asistieron la mayoría de 'royals'.

Margarita ocupó uno de los primeros bancos en el último adiós a Isabel II, a lado de su hijo Federico, de los Reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia y de los Reyes Guillermo y Máxima de Países Bajos, además de la Princesa Beatriz de Holanda. Detrás de la danesa, a pocos metros, los Reyes Felipe y Letizia, Don Juan Carlos y Doña Sofía y los Reyes de Noruega, Harald y Sonia.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.