Casas Reales

El brillante tributo de Kate Middleton a Isabel II en Westminster: con las perlas de la reina

La reina consorte, Camilla, ha llegado a la Abadía de Westminster pasadas las 11:30 de la mañana (hora local). Ha sido Kate, por su condición de princesa de Gales y primera en la línea sucesoria y futura reina consorte, la encargada de acompañarla. La mujer de Guillermo ha rendido un personal tributo a la reina luciendo una de sus joyas.

Se trata de los pendientes de perlas de Bahrein y un collar gargantilla de cuatro vueltas, también de perlas, que lleva un broche de diamantes. Ambas piezas pertenecen a la colección personal de la soberana, según publica People. Isabel lució estas joyas en Bangladesh en 1983. Los pendientes fueron un regalo por su boda en 1947.

Con pamela negra y abrigo también negro, Kate ha entrado en la abadía y ha estado muy pendiente de sus dos hijos mayores, George y Charlotte. El pequeño, Louis, no ha asistido. Cuando la princesa de Gales, sus hijos y Camilla han llegado, el resto de los nietos de la reina ya estaba en su interior.

Kate ha ocupado su asiento junto a Guillermo, número uno en la línea sucesoria. Los duques de Gales se han situado en el mismo banco que el rey y la consorte. Detrás de ellos, estaban los duques de Sussex.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.