Casas Reales

El otro encuentro de la infanta Cristina y Urdangarin en Jaca: "dos horas" en un bar dan para mucho

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin coincidieron el pasado domingo en el funeral de Eduardo Roldán, ex director de la estación de esquí de Candanchú (Huesca) y profesor de esquí de referencia de los miembros de la familia real. A la salida de la Catedral de Jaca, los ex duques de Palma mantuvieron una imagen seria, fría, distante y estoica. Ahora han trascendido más detalles del encuentro.

Lea tambiénIñaki Urdangarin, relegado a un segundo plano en su nuevo encuentro con la infanta Cristina tras Bidart

La hermana de Felipe VI y el ex jugador de balonmano también compartieron tiempo y espacio en el Rincón de la Catedral, restaurante de la ciudad oscense. "Llegaron sobre las 6 y media al local. Tomaron cerveza y Coca-Cola en la barra, no se sentaron en ningún momento", cuenta un testigo del encuentro a la revista Semana este martes, explicando que estuvieron con más acompañantes. 

"Había muchos curiosos que querían ver qué hacían y cómo se comportaban. Estuvieron cerca de dos horas en el interior del local. No estuvieron solos, había otras personas con ellos, entre otras, la infanta Elena", señala la misma fuente.  En este momento, al menos, no hubieron malas caras: "Hablaron tanto entre ellos como con gente de allí. Fueron muy amables en todo momento. Estaban juntos y charlaban sin problema y sin tensión aparente". 

Lea también El primogénito de la infanta Cristina e Iñaki se une a la cumbre familiar en Ginebra: la misión de Juan Urdangarin

También asistieron a la misa por Roldán Miguel y Pablo, hijos de Cristina y Urdangarin. A la salida de la catedral, estuvieron conversando con sus padres. Los ex duques, a un metro de distancia, mantuvieron una imagen seria, fría, distante y estoica. Durante unos segundos, el ex jugador de balonmano permaneció con las gafas de sol para ocultar su mirada. La presencia de sus hijos ayudaba aguantar el tipo ante las cámaras de prensa.

El encuentro entre Cristina e Iñaki, el segundo tras verse Bidart en agosto, se produjo semanas después de las famosas fotografías de Urdangarin, roto en llanto, en un coche. Estaba acompañado por su novia, Ainhoa Armentia. En las últimas semanas, además, Cristina ha estado en Estados Unidos, en las bodas de dos sobrinos de Iñaki. La hija de don Juan Carlos y doña Sofía sigue manteniendo una espléndida relación con su familia política. Urdangarin no acudió a estas celebraciones al no conseguir el permiso que le permitiera bajar a EE.UU.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments