Casas Reales

Juan Carlos y la infanta Elena viajan a Suiza para apoyar a Cristina en pleno proceso de divorcio: todos los detalles del encuentro

El emérito y su primogénita se han trasladado a Ginebra para reunirse con Cristina, que se encuentra en pleno proceso de divorcio de Iñaki Urdangarin. Ha sido el primer verano de la infanta sin el que ha sido su marido los últimos 25 años y no ha sido fácil para ella, por lo que los consejos y el cariño de su padre y su hermana serán un bálsamo estos días. Se trata, además, de la primera vez que don Juan Carlos abandona Abu Dabi desde que viniera de visita (polémica) a España en mayo.

Lea también: Don Juan Carlos, tres veranos en Abu Dabi y la visita de su hija Cristina para hacerle compañía

El Cierre Digital publica este miércoles unas imágenes en las que se ve al rey Juan Carlos, con su bastón y acompañado de un escolta, entrando en el hotel Four Seasons Des Bergues. Se trata de uno de los más lujosos de Ginebra, donde Cristina se trasladó hace ya nueve años y donde vive en la actualidad con su hija Irene. Aquí pernoctó el emérito, que llegó a la ciudad suiza el martes 30.

La citada publicación indica que el rey estaba visiblemente cansado por el viaje y fuertemente protegido por agentes de seguridad, que han requisado cámaras fotográficas y teléfonos móviles al resto de clientes para evitar que hubiera constancia de la presencia real. Elena y Cristina se reunieron con su padre en el interior del hotel, y fue la primera quien organizó el encuentro y con la que protagonizó una cariñosa despedida, entre abrazos y besos, a las puertas del hotel.

Todo apunta a que el encuentro estaría motivado por la actual situación que atraviesa Cristina en relación a su divorcio de Iñaki Urdangarin. El que fue su marido en los últimos 25 años y padre de sus cuatro hijos ha rehecho su vida con Ainhoa Armentia, pero aún tiene asuntos que resolver con la infanta. Además del cuidado de su hija Irene, la única menor de edad, el reparto de los bienes gananciales del matrimonio, lo cual puede acarrear muchos problemas. No hay que olvidar que Iñaki fue condenado por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias en el caso Nóos, mientras que la infanta fue imputada por cómplice y finalmente absuelta.

Se habla también de las intenciones que podría tener don Juan Carlos ahora que la justicia suiza ha cerrado la investigación sobre sus cuentas. Forbes le calcula una fortuna de más de mil millones de dólares, un patrimonio al que renunció públicamente su hijo Felipe VI cuando surgieron las primeras acusaciones contra su padre y que recibirán Elena y Cristina cuando el emérito ya no esté.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud