Casas Reales

Don Juan Carlos, tres veranos en Abu Dabi y la visita de su hija Cristina para hacerle compañía

Dos años han pasado desde que el emérito anunció, a través de la Casa del Rey que abandonaba España. A ese 3 de agosto de 2020, cuando todavía sabíamos poco del coronavirus y desconocíamos cuántas olas nos quedaban por soportar, le siguieron otros 6 días de rumores e incertidumbre sobre el paradero del padre de Felipe VI. La rumorología creció tanto, que dio paso a la inevitable confirmación: estaba en Emiratos Árabes Unidos, en Abu Dabi. Y allí sigue. Van tres veranos.

Lo que pareció una estancia temporal de Juan Carlos I en Emiratos se ha convertido en su "residencia permanente", tal y como él mismo compartió en el comunicado de marzo de 2022. Su primera visita a España el pasado 19 de mayo convulsionó todos los informativos y portadas de periódicos. Fue lo más, mediáticamente hablando. Una tsunami informativo que tuvo una consecuencia. Juan Carlos fue citado por su hijo, el jefe del Estado, quien le leyó la cartilla y le dio el toque de atención para que esa exposición informativa no volviera a repetirse. El emérito acató las consignas dadas por su hijo y canceló su segunda visita a nuestro país, que estaba prevista para el 10 de junio.

Alejado de España, ahora pasa su tercer verano en Abu Dabi, donde ha recibido la visita de la infanta Cristina con algunos de sus hijos. Según El País, en esta ocasión la ex duquesa de Palma no ha viajado con su hermana, la infanta Elena. Don Juan Carlos encuentra en esas visitas de su familia su refugio y su bálsamo contra la soledad, en una ciudad en la que vive blindado del calor, con temperaturas que rondan los 44ºC.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.