Casas Reales

Charlene renuncia a su 'privilegio del bianco' en su audiencia privada con el Papa

Mantilla, rosario y de riguroso negro. Charlene de Mónaco y su marido, Alberto II, se han trasladado este miércoles 20 de julio al Vaticano, donde han sido recibidos en audiencia privada por el Papa Francisco. Para este acto la ex nadadora ha renunciado al llamado 'privilegio blanco' o privilegio del bianco, un protocolo vaticano que le permite ir vestida de este luminoso color. Doña Letizia también tiene ese privilegio.

El príncipe Alberto y Charlene han visitado la Ciudad del Vaticano, donde han mantenido un encuentro con el Santo Padre. Para esta audiencia, la princesa ha escogido un vestido negro entallado, con cuello de barco y ha lucido un rosario a modo de collar. La ex nadadora ha combinado su vestido con una mantilla de encaje, también negra, con la que ha cubierto su cabeza.

Charlene ha renunciado a su privilegio del bianco, que permite a las reinas que profesan la religión católica lucir este tono en una audiencia con el Papa. La Prefectura de la Casa Pontificia, institución de la Curio Romana, se encarga de informar sobre al uso de este permiso o de la etiqueta que se requiere. Además de Charlene, pueden vestir de blanco en el Vaticano doña Letizia, doña Sofía, Paola y Matilde de Bélgica; y la gran duquesa María Teresa de Luxemburgo. En la foto inferior, Felipe VI y Letizia (de blanco), con el Pontífice, en junio de 2014.

Casa del Rey

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin