Casas Reales

Doña Letizia le quita a Shakira el título de reina de la zumba fitness

Una de las personas a las que más admira la reina Letizia es el bailarín colombiano Beto Pérez, el precursor de la zumba fitness y profesor, entre otras celebridades, de Shakira, Victoria Beckham y Jennifer López.

La esposa de don Felipe ha inculcado la práctica de esta mezcla de baile y deporte a sus dos hijas, Leonor y Sofía, y desde que salió a la luz que la ex periodista era una seguidora acérrima de esta modalidad se han apuntado a ella mujeres españolas tan populares como Raquel Sánchez Silva o Paz Padilla.

Otras que han hecho alarde de controlar estos movimientos son Michelle Obama y la mismísima Madonna. Y más cerca de doña Letizia, sus amigas Sonsoles Onega, Luz Valero, Silvia Villar Mir (esposa del compiyogui Javier López Madrid), Inmaculada Nacher y Almudena Bermejo. Desde hace años suelen reunirse en las casas de algunas de ellas para compartir ejercicios.

Una fuente de palacio nos asegura que "a la princesa Leonor le encanta bailar zumba, y lo hace muy bien. Aquí hay un gimnasio y la hemos visto practicar esa modalidad junto a su madre y su hermana. Las tres tienen mucho ritmo".

Artistas latinos como Bad Bunny, Don Omar, Pitbull o Dady Yankee han contado con el asesoramiento de Beto en algunas de sus coreografías. Y dicen que Perez, en una visita a España, quiso conocer a la reina, al enterarse de que es admiradora suya. En aquel momento no fue posible, pero parece ser que le envió una carta muy cariñosa al palacio de la Zarzuela.

Así pues, Letizia, nunca mejor dicho, es la reina de la zumba, por encima de las grandes practicantes de la zumba fitness como Shakira.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.