Casas Reales

Ingrid de Noruega y el cónclave de las futuras reinas europeas: tiaras, champán y dos sonadas ausencias

La hija de Haakon de Noruega y Mette-Marit ha cumplido 18 años y la Casa Real lo ha celebrado por todo lo alto. Este viernes ha tenido lugar la cena de gala oficial en el palacio de Oslo, donde se ha reunido buena parte de la realeza europea y donde el futuro de la Monarquía se ha retratado en una imagen que ha dado la vuelta al mundo. En ella, Ingrid de Noruega aparece 'escudada' por sus iguales Amalia de Holanda, Elisabeth de Bélgica, Estelle de Suecia (aún menor de edad) y el pequeño príncipe Carlos de Luxemburgo. Una bellísima imagen en la que se ha echado de menos a Leonor, la heredera española.

Lea también - El fiestón de Hollywood de Ingrid de Noruega: su look de estrella y su tía Marta Luisa, feliz con su novio chamán

La princesa de Asturias y su madre, la reina Letizia, han sido dos de las grandes ausencias de la noche, ya que la joven finalizaba este mismo viernes su curso académico en Gales. El rey Felipe VI, uno de los seis padrinos de bautismo de Ingrid de Noruega, sí ha estado presente y ha entrado en el salón del brazo de Amalia de Holanda, hija de los reyes Guillermo y Máxima (que iban detrás), con los que la familia real española guarda una excelente relación.

Las jóvenes princesas se han convertido en las protagonistas de la noche. Todas ellas, incluso Estelle, con sus 10 años, han lucido exquisitas tiaras para la ocasión, así como vestidos de alta costura. Ingrid, la protagonista, ha escogido un vestido en color berenjena que ha combinado con la tiara Boucheron Pearl Circle, que perteneció a la princesa Ingeborg, esposa de Carl de Suecia y Noruega y duque de Vastergotland. Tiene perlas engarzadas y círculos de diamantes entrelazados y engastados en platino y lleva más de 60 años en el joyero real, pues estaba reservada para una heredera de sangre (no la han llevado ni su abuela, ni su madre ni su tía Marta Luisa). También ha lucido la Gran Cruz de la Real Orden de San Olav, una cruz de Malta en oro blanco esmaltado, que cuenta con un gran brillante rojo en el centro rodeado por un anillo azul y blanco.

Sus compañeras no han sido menos: Amalia de Holanda con vestido capa en rosa de Marchesa y la tiara que llevó su madre el día de su boda; y Elisabeth de Bélgica ha optado por un vestido morado ochentero y tiara de estreno. Estelle llevaba una pequeña diadema de flores a juego con el vestido de su madre y el suyo propio.

La Casa Real noruega ha compartido varias fotografías oficiales antes de la gran cena de gala por los 18 años de la princesa Ingrid. En la imagen, los reyes Harald y Sonia a cada lado de su nieta y detrás de izquierda a derecha: Marit Tjessem, abuela materna, la princesa Mette-Marit, el príncipe Haakon, el príncipe Sverre Magnus, y Marius Borg, el hijo que tuvo de soltera la princesa Mette-Marit. Ni rastro de Marta Luisa y su prometido, el chamán Durek Verret, que no han posado para la foto aunque sí han asistido a la cena.

También hay una gran foto de familia: los reyes de Noruega acompañados por don Felipe, Federico y Mary de Dinamarca; Victoria y Daniel de Suecia con sus hijos Estelle y Oscar; Guillermo y Máxima de Holanda con la princesa Amalia; Matilde y Elisabeth de Bélgica; Guillermo y Stéphanie de Luxemburgo con el príncipe Charles; Pablo y Marie Chantal de Grecia, con tres de sus hijos; Kyrill de Bulgaria con su pareja, Katharine Butler, y las princesas Mafalda y Olimpia, así como Rosario Nadal, entre otros.

Tras cumplir con el protocolo, todos han disfrutado de una agradable velada, don Felipe sentado entre Máxima de Holanda y Mette-Marit de Noruega. La homenajeada ha lanzado un emotivo discurso en el que no ha podido evitar las lágrimas y ha brindado con champán por su futuro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin