Casas Reales

El mal rollo de Harry en el Jubileo de Platino: está "muy furioso" por el trato que recibieron Meghan y él

Así de rotunda se ha expresado la biográfa especialista en realeza Angela Levin, después de analizar la comunicación gestual y corporal del príncipe Harry en la Misa de Acción de Gracias en la Catedral de San Pablo, el pasado 3 de junio. "Lo que realmente me llamó la atención ese día fue la ira de Harry. Muestra sus emociones en su rostro y se le veía muy furioso", ha dicho la escritora a The Sun. El rostro del hijo de Carlos durante el servicio religioso era un poema. Transmitía aspereza y frialdad. ¿Por qué ese mal rollo?

Para los duques de Sussex ese acto del Jubileo de Platino de Isabel II suponía su gran reaparición en Londres: su primera imagen en un acto oficial después de más de dos años del Megxit. Las sonrisas iniciales de Harry en la puerta de templo se tornaron en gestos serios y ceño frundido.

Todas las crónicas de ese día se centraron en los Sussex. La Reina no asistió a la misa después de la intensa agenda del día anterior, cuando presidió el Trooping The Colour. Tampoco estuvo su hijo Andrés, por Covid.

Quizás Harry, en el templo, tuvo sentimientos encontrados "por lo que había renunciado" tras su marcha de la familia real, desliza Levin en el rotativo. "Es autodestructivo y podría arrepentirse de lo que ha perdido", matiza.

Además, en su visita a Reino Unido por el 70º aniversario de Isabel II en el trono, los Sussex habrían tenido un desencuentro con la monarca, tal y como recogió The Sun. Llegaron a Windsor, con su hija Lilibet, acompañados por un fotógrafo. El deseo del príncipe y su mujer era capturar la imagen del primer encuentro entre la monarca y su bisnieta. Pero a su llegada, la reina dijo que "no", tal y como aseguró el diario, citando fuentes del entorno: "Les dijeron que no había ninguna posibilidad y que se trataba de un encuentro privado".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin