Casas Reales

Por qué Isabel II soltó un rotundo "no" a Harry y Meghan cuando fueron a visitarla con la pequeña Lilibet

El esperadísimo encuentro entre la hija pequeña de los duques de Sussex y su bisabuela, la reina Isabel II, no fue tan idílico y tierno como parecía. La reunión entre las dos Lilibet, que se preparó concienzudamente para hacerla coincidir con el primer cumpleaños de la bebé, pudo haber generado un momento de tensión y desencuentro. ¿Por qué? Es lo que publica The Sun en su portada.

Harry y Meghan, después de su primera gran reaparición en Londres el viernes 3 tras el sonado Megxit de 2020, habían preparado al milímetro su cita con la soberana para que por fin conociera a su bisnieta tocaya en plenos actos por su Jubileo de Platino.

Según el diario, los Sussex llegaron al Castillo de Windsor, donde la reina ha fijado su residencia, acompañados por un fotógrafo. El deseo del príncipe y su mujer era capturar la imagen de ese primer encuentro entre la monarca y su bisnieta. Inmortalizar ese momento. Pero a su llegada, la reina dijo que "no", tal y como asegura el rotativo, citando fuentes del entorno: "Les dijeron que no había ninguna posibilidad y que era un encuentro privado".

Lilibet, con un diseño de la firma española Amaia

Aunque no ha trascendido el nombre del fotógrafo que acompañaba a los duques, podría tratarse de Misan Harriman, la encargada de retratar a la pequeña en el picnic por su primer cumpleaños, el día 4.

En la foto, Lilibet, con el cabello pelirrojo como el de su padre, lleva un adorable vestido campestre azul celeste de la firma española Amaia, una de las firmas favoritas de los Cambridge para sus hijos. Amaia Arrieta, fundadora de esta marca, está casada con un francés y lleva 20 años viviendo en Londres. En 2004 dejó su carrera en Finanzas Internacionales para vivir su pasión por los niños y la moda y creó Amaia. Entre sus clientas están Kate y Meghan.

Lea también: Isabel II reaparece en Buckingham tras sus sonadas ausencias al final de las celebraciones del jubileo

Entre los regalos que recibió Lilibet, un automóvil Beetle rosa pastel. Además, los seguidores de los Sussex donaron 100.000 dólares (93.000 euros) a su fundación con fines benéficos.

Tras ese rotundo "no" de Isabel a Harry y Meghan, estos regresaron de vuelta a su mansión de Montecito, en Los Ángeles, el domingo 5. Según The Sun, volaron en un jet privado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin