Casas Reales

Guillermo y Kate acallan a los agoreros que no daban un duro por su matrimonio, que cumple 11 años

No iban a durar mucho. Se pensó que era un flechazo entre dos estudiantes de universidad y poco más. Un noviazgo de juventud, un primer amor. Este era el pensamiento y el sentir de los expertos en la Casa Real sobre la relación de un entonces jovencísimo príncipe Guillermo y su novia, Kate Middleton, según el relato del biógrafo Andrew Morton, que ahora ve la luz. El amor de los dos estudiantes fue más allá. Se casaron en 2011 y tienen tres hijos (George, Charlotte y Louis). Su intensa complicidad y su felicidad espontánea en los actos públicos trasciende más allá de las cámaras. Siguen enamorados como el primer día.

Se conocieron en el campus de la Universidad de St Andrews, en Escocia. Eran dos almas gemelas y lo han demostrado a lo largo de estos once años de matrimonio. Trabajan en equipo y forman una unión indestructible. Proyectan esa unión en todas sus apariciones públicas. Dentro de una semana compartirán con la Reina y el resto de la familia los actos conmemorativos del Jubileo de Platino, que arrancan el día 2 de junio.

Morton, experto en monarquía, tiene entre sus títulos Meghan, una princesa de Hollywood o Diana: her true story. En una ocasión comentó en OK Magazine: "Nadie esperaba ni por un segundo que el amor entre ellos continuaría después de que se graduaran en la universidad. La mayoría de los romances universitarios acaban debido al intenso escrutinio de los trabajos". Y añadió que cuando Guillermo dejó la universidad "se puso a hacer todo tipo de trabajos para tener una visión del país del que se hará cargo. A Kate no le quedó otra que seguir su propio camino, pero sobrevivió".

El biógrafo no pasa por alto el enorme impacto positivo que la joven Kate le causó a la reina Isabel II, según publica Daily Mirror. "La Reina se quedó impresionada de que Kate adoraba y amaba a su nieto por sí mismo, no por su título".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.