Casas Reales

Don Juan Carlos aterriza en España y la infanta Elena le recibe a pie de pista

El emérito ha vuelto a 'casa'. Tras 21 días de exilio en Abu Dabi, don Juan Carlos ha pisado oficialmente suelo español (en 'secreto' ya lo había hecho) y ha sido en el aeropuerto de Peinador, de Vigo, donde ha aterrizado a las 19:00 horas de este jueves en un avión privado. El padre del rey Felipe ha bajado sin ayuda por la escalerilla, vestido con pantalón claro y chaqueta oscura, y ha sido recibido por un pequeño comité de seguridad entre los que se encontraban su hija Elena, Pedro Campos y su mujer, la brasileña Cristina Franze.

Lea también: Juan Carlos I visitará Sanxenxo este jueves y el lunes viajará a Madrid para reunirse con su hijo y doña Sofía

El vehículo de don Juan Carlos es un Gulfstream G450, un jet matriculado en Aruba (Antillas Holandesas) propiedad de la compañía angoleña Bestfly. No ha trascendido quién ha pagado el vuelo, que partió a las 10.30 de Abu Dabi (hora peninsular española) y tenía previsto aterrizar a las 18.23, pero se ha retrasado.

La infanta Elena llevaba dos horas esperando a su padre, que ha llegado muy cansado y que se ha abrazado con su hija al descender de la escalerilla. Junto al avión esperaban también tres vehículos. El rey ha montado como copiloto en uno conducido por el propio Pedro Campos, el presidente del Real Club Náutico y amigo íntimo del rey, en cuya casa se alojará estos días.

A las puertas de la vivienda de Pedro Campos se ha agolpado un numeroso grupo de ciudadanos que querían recibir al rey con aplausos y gestos de cariño. De hecho, hace días que llegan paquetes con regalos para el emérito a la casa de Campos, que ha organizado una tranquila velada de bienvenida para don Juan Carlos con algunos buenos amigos.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

pepitogrillo123
A Favor
En Contra

Lo que tiene que estar sufriendo este sin vergüenza, al que ya el dinero no le sirve para nada, no se puede fo llar a la innumerables pros titutas que abundan por estos lares, y ni siquiera puede comer de todo lo le gusta, si no quiere cascar pronto, así que ya es una condena perpetua, justo lo que se merece, a sufrir si poderlo catar.

Puntuación 0
#1