Casas Reales

Lo que el Rey le dijo a su hija Cristina de Urdangarin: "A este tío no hay que darle un duro"

El ex duque volvió a Ginebra. Es el tercer viaje de Urdangarin a Suiza para encontrarse con la infanta Cristina y para preparar las bases de un acuerdo de divorcio, que ya es ineludible. No hay vuelta atrás. Pero sobre todo Iñaki viajó para compartir tiempo con su hija, Irene. Quizás la que peor está llevando la crisis matrimonial de sus padres. Además, según Eyre, el ex jugador de balonmano está arruinado y su mujer "le compra los billetes de avión para que viaje".

El ex duque llegó el 22 de marzo a Ginebra y se alojó en la vivienda familiar de su mujer. La intención de instalarse en la casa de Cristina no era propiciar un acercamiento. El matrimonio está roto. Hay entendimiento y respeto, pero no acercamiento. Hubo un paseo, a la vista del público, a orillas del lago Leman. Los dos iban tranquilos, serios. No hubo contacto entre ellos.

En su estancia en Ginebra, ex duque se alojó en el domicilio de su todavía mujer para estar junto a  Irene mientras la hija de los Reyes eméritos cogía un avión rumbo a Barcelona y después a Madrid, según informa la revista Hola. Fue su manera de dejar a padre e hija solos, con un espacio y unos días por delante para recuperar el tiempo perdido. También para que el ex jugador de balonmano diera explicaciones a Irene. Las fotos de Iñaki paseando de la mano de Ainhoa Armentia, a plena luz del día por una playa cerca de Bidart fueron un golpe muy duro para la joven de 16 años.

Irene adora a su padre. Es su referente. Pero ha visto el daño y el dolor que ese noviazgo ha causado a su madre y ese tsunami mediático que supuso la amistad íntima entre Iñaki y su compañera de trabajo también ha pasado una factura muy cara en la conexión que tenía con su progenitor. Ese proceso ha causado un fuerte impacto en la relación de Irene y su padre. Por eso, la adolescente ha hecho piña con la infanta y por eso también necesitaban estar juntos para recuperar el cariño, tal y como muestra la revista Lecturas.

Juntos, padre e hija recorrieron las calles de Ginebra, tomaron un helado y se sentaron en una terraza, al sol, para charlar. Las imágenes de Iñaki conversando con su hija mientras ella escucha proyectan ese acercamiento entre ambos. Tal y como le dijo a Juanma Castaño en Cope: "El rol de padre es estar siempre, sobre todo en la edad que tienen ellos, para que les vaya bien".

En esa misma entrevista, en la que lanzó el mensaje "quiero mirar hacia delante" como un mantra, dejó claro que su futuro profesional está en "volver al deporte" y en sus deseos de trabajar en el Barça como entrenador: "Laporta siempre ha sido una persona generosa con cualquier persona del club que lo haya necesitado. Estoy muy agradecido".

"La infanta tiene que comprarle los billetes de avión para que viaje", según Eyre 

Hasta que arranque su carrera como entrenador, Urdangarin no dispone de dinero. "Está en la ruina. Cristina le pasará una asignación al mes hasta que alcance la autonomía económica", asegura en Lecturas Pilar Eyre, que añade: "La infanta tiene que comprarle los billetes de avión para que viaje". Dice la escritora en la revista que el Rey emérito cuando se enteró le espetó a su hija: "A este tío no hay que darle un duro".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin