Casas Reales

Guillermo y Kate bucean entre tiburones y sonríen en Jamaica pese a las protestas contra Isabel II

Kate Middleton y Guillermo de Inglaterra continúan con su gira caribeña. Este martes, el nieto de Isabel II y su mujer han aterrizado en Jamaica. La duquesa de Cambridge ha vuelto a deslumbrar con un nuevo acierto en su estilo, pero no es oro todo lo que refleja la sonrisa de los dos.

Lea tambiénGuillermo y Kate, acusados de "colonialistas", empiezan su gira por el Caribe con mal pie

Cuando aterrizaban alrededor de las dos y media de la tarde (hora local) en el aeropuerto de Kingston, se estaba llevando a cabo, al mismo tiempo, una protesta que pedía reparaciones de la esclavitud por parte de la monarquía británica. 

La protesta ha tenido lugar frente a la Alta Comisión Británica y ha sido organizada por Advocates Network, una organización de derechos humanos formada por activistas jamaiquinos y diferentes asociaciones defensoras de la igualdad. Piden, cuando se cumplen 60 años de su independencia de Gran Bretaña, que la corona británica indemnice a los esclavos de entonces.

Al mismo tiempo, también hay movilizaciones para que la soberana deje de ser Jefa de Estado del País, ya que Jamaica forma parte de la Commonwealth. Estas protestas se suman a las que ya hubieron en el comienzo de su gira caribeña el pasado fin de semana. Por todo esto, en el discurso que el príncipe Guillermo tiene previsto para este miércoles, se espera que tenga unas palabras relacionadas con el conflicto, según señala la prensa inglesa.

Unas protestas que, a buen seguro, no le sientan bien a la monarca y menos ahora que, a punto de cumplir los 96 años en abril, despierta preocupación por su estado de salud. Tanto es así que la corona habría impuesto un operativo militar para camuflar su llegada en silla de ruedas al funeral de su marido, Felipe de Edimburgo, que se celebra el próximo 29 de marzo en la Abadía de Westminster. 

El look de Kate Middleton

Dejando a un lado la polémica, Kate ha despertado, una vez más, los aplausos de los expertos en moda. El color de su vestido amarillo vibrante combina con la bandera jamaicana. No se trata de una casualidad, ya que no es el único guiño de este tipo que ha hecho en esta gira. Del diseño también destacamos su lazo al hombro, su falda de vuelo y su pliegue a la cintura, realzando su estilizada silueta.

La cuñada de Harry ha optado por recogerse el pelo con una coleta, algo que le ha venido de perlas por el viento que corría al aterrizar en el país caribeño. De hecho, se ha tenido que sujetar la falda del vestido con sus manos - con mucha elegancia, eso sí - para evitar que el viento le jugara una mala pasada. 

Lea tambiénKate Middleton, con un look 'muy Hollywood' en las ruinas mayas de Belice

Tras aterrizar en el país caribeño, el hijo mayor de Diana de Gales y su esposa han puesto rumbo a la residencia del Gobernador, Patrick Allen, y su esposa, Patricia Allen. No sin antes presenciar la bienvenida con honores que tenían preparada para ellos con el ejército del país presente. Atrás dejaron Belice, donde han estado tres días. El jueves llegarán a Las Bahamas, donde pondrán el broche de oro (o no tan de oro) a este viaje oficial.

Buceando entre tiburones

En Belice, los duques tuvieron tiempo de bucear por las tibias aguar caribeñas, eso sí, seguidos de reporteros gráficos que tomaron nota de la aventura, que este miércoles ilustra portadas de varios periódicos británicos. Kate y Guillermo se lanzaron al mar provistos con bombonas de oxígeno, hicieron submarinismo y bucearon entre tiburones, además de admirar los corales y la flora marina de la Gran Barrera de Arrecife, comprobando el efecto del cambio climático en el fondo del mar.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin