Casas Reales

La angustia del príncipe Andrés: la justicia estadounidense no desestima la demanda por abusos sexuales contra él

Un juez en Estados Unidos ha rechazado este miércoles el intento del príncipe Andrés de desestimar la demanda de Virginia Giuffre, la mujer que le acusa de abuso sexual cuando ella era menor de edad. Por tanto, la demanda ha sido considerada como admisible, lo que pone en apuros al hijo de Isabel II.

Lea también - El príncipe Andrés vende su mansión de Suiza para pagar a sus abogados del caso Epstein: su madre se niega a asumir las facturas

En su fallo, el juez Lewis Kaplan escribe: "La queja de la Sra. Giuffre no es ni 'ininteligible' ni 'vaga' ni 'ambigua'. Alega incidentes discretos de abuso sexual en circunstancias particulares en tres lugares identificables. Identifica a quién atribuye ese abuso sexual".

Giuffre alegó en su demanda que el magnate Jeffrey Epstein, que se suicidó en su celda de Nueva York en agosto de 2019, la obligó a tener relaciones sexuales con sus amigos, incluido el duque de York. Alega que el hermano del príncipe Carlos sabía que ella era menor de edad en ese momento. Entonces ella tenía 17 años. 

Los abogados del hijo de la soberana británica solicitaron a comienzos de este año que la justicia estadounidense desestimara la demanda civil que presentó en su contra Giuffre.

Su defensa alegó, entre otras cuestiones, que las leyes norteamericanas exigen que uno de los dos actores del conflicto (demandante y demandado) sea ciudadano estadounidense. Sus abogados justificaron que Giuffre ha vivido en Australia las últimas dos décadas y que se empadronó en casa de su madre y su padrastro en diciembre de 2020, poco antes de interponer la demanda.

Lea también - El príncipe Andrés, en el caso Epstein: el juez dice que debe asumir la verdad sobre las acusaciones de abuso a una menor

Giuffre sería una de las numerosas víctimas de una red de explotación de menores dirigida por Epstein, arrestado en julio de 2019 por cargos de abuso sexual y tráfico de decenas de niñas a principios de los años 2000. Este millonario, quien llegó a codearse con personalidades como el príncipe Andrés de Inglaterra, o los expresidentes de Estados Unidos Bill Clinton y Donald Trump, fue descubierto ahorcado en su celda de una prisión de Nueva York un mes después de su detención.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin