Casas Reales

Isabel II cancela a última hora su reaparición pública por motivos de salud: una lesión de espalda

Mal que le pese a Carlos, su madre le ha hecho un regalo de cumpleaños que sin duda no era el deseado. La reina ha cancelado a última hora su reaparición en público por motivos de salud.

Hace un mes que empezaron a tener muy en cuenta, especialmente desde los medios británicos, los problemas de salud de la reina. La noche que tuvo que pasar en el hospital, por motivos que no fueron totalmente aclarados, fue, según fuentes oficiales, a causa de un chequeo médico con el objetivo de comprobar que estaba bien. Luego se le aconsejó que descansara un par de semanas y su agenda se vació. Tras la pérdida de su marido, la monarca sufrir grandes disgustos familiares, como el hecho de que su hijo Andrés vaya a ser juzgado por su sórdida relación con casos de acoso sexual relacionados con su amigo Epstein, o las andanzas de su nieto el príncipe Harry y su mujer, Meghan Markle.

Hemos visto a Isabel II  estos días por videoconferencia con motivo de la cumbre climática de Glasgow pero su ausencia del homenaje a los caídos en el Cenotio, cuya asistencia estaba confirmada por su propia oficina de palacio, ha disparado las alarmas. Para los británicos esta ausencia es equivalente a que no viéramos a Felipe VI acudir el 12 de octubre al desfile del día de la Hispanidad.

El 14 de noviembre es una fecha muy especial para la familia Windsor desde hace 73 años. Aquel domingo de 1948, nació en el palacio de Buckingham el primer nieto de los reyes Jorge VI. Carlos, que se convirtió en heredero al trono y Príncipe de Gales cuando solo tenía tres años, lleva  69 años y 281 días esperando a que su madre le dé el relevo. El que fuera marido de Lady Di ha ha superado hace tiempo a su tatarabuelo Eduardo VII, quien asumió el trono con más de 59 años.

De nieto del rey, Carlos pasó a hijo de la reina Isabel y de Felipe de Edimburgo. Luego fue el marido de Diana Spencer, el infiel (ella también lo fue), para pasar a ser el padre de Guillermo y Harry, o el marido de Camilla Parker Bowles. Después de su controvertido y muchas veces contado divorcio de Lady Di, todo fueron críticas y escándalos que pasaron factura a su imagen pública. Entre los esfuerzos del príncipe ecologista desde hace mucho tiempo para reducir su huella de carbono se encuentran comer menos carne y productos lácteos y reconvertir su Aston Martin para que funcione con combustible ecológico (derivado de restos de queso y vino). No obstante, en Glasgow ha sido criticado por acudir a la cumbre climática en un avión al que hizo detenerse en una base inglesa para recoger a su esposa antes de ir a Escocia.

Pero Carlos poco a poco ha ido recuperando la popularidad que perdió al la separación y trágica muerte de Lady Di en 1997. Se casó muchos años después con Camilla Parker Bowles, de la que siempre estuvo enamorado. Su historia de amor se podría haber escrito de una forma bien diferente si hubiera sido en esta época. Pero el destino no quiso que fuera el primer heredero que pudiera casarse por amor con una plebeya, tal vez por el trauma histórico que obligó a a abdicar a su tío, Eduardo VIII, para casarse con la dos veces divorciada Wallis Simpson (apellidada Spencer por matrimonio), duquesa de Windsor.

Lady Di se ha convertido en un mito y en una persona muy querida a nivel mundial, tal vez más después de su fatal accidente, mientras que Parker y Charles, que tuvieron que vivir su amor discretamente, han tenido que superar una imagen muy negativa.

Muchos británicos han querido ver el relevo del trono en el Príncipe Guillermo, su hijo y fuera del Reino Unido han tenido la idea de que la Reina Isabel II abdicaría pensando en su nieto, pero esto no tiene nada que ver ya que el hecho de que el Príncipe Carlos no sea todavía Rey de Inglaterra no se debe a nada de eso sino que en Reino Unido tienen la tradición de que los reyes ingleses mueren en la cama.

Nuevo retrato oficial

El Príncipe de Gales celebra su 73 cumpleaños con un nuevo retrato realizado el pasado verano en su jardín de Highgrove. El heredero ha sido fotografiado sonriendo a cámara con el telón de fondo de los verdes jardines en su casa en Gloucestershire. Lleva un traje azul a rayas, corbata azul claro y pañuelo de bolsillo de puntos. Una flor violeta adorna su solapa.

Charles pasará su cumpleaños asistiendo al servicio anual del Día del Recuerdo junto a la Reina, que a sus 95 años aún acude a estos actos y presenta un aspecto saludable a pesar de las últimas cancelaciones.

El príncipe de Gales colocará una corona de flores en el escalón superior del Cenotafio en nombre de la Reina. Estaba previsto y confirmado por fuentes oficiales que Su Majestad estuviera presente y observara desde el balcón del edificio de la Oficina de Relaciones Exteriores, Commonwealth y Desarrollo. Carlos comenzó a hacer esto en nombre de su madre en 2017, y el cambio se tomó como un cambio sutil de los deberes del jefe de Estado.

Buckingham había confirmado que la Reina asistiría al servicio anual de colocación de coronas en Whitehall, que se celebra el 14 de noviembre de este año y honra a los muertos de la guerra de Gran Bretaña. Pero su presencia ha sido cancelada a última hora. Medios británicos aseguran que una lesión en la espalda es el motivo que han dado desde Buckinham para que Isabel II no reaparezca después de varias semanas  alejada de sus citas públicas por motivos de salud. Éste iba a ser el primer evento sin su esposo, el duque de Edimburgo, quien falleció el pasado mes de abril.

Esta ausencia, no prevista, se produce cuando la monarca de 95 años se ha perdido varios otros eventos después de que los médicos reales le ordenaran descansar hace poco más de tres semanas. Pasó una noche en el hospital el 20 de octubre sometiéndose a pruebas preliminares.

Kate Middleton

Anoche, Carlos y su esposa Camilla asistieron junto a otros miembros de la Familia Real al Festival del Recuerdo en el Royal Albert Hall de Londres, pero la Reina Isabel II no asistió. El príncipe William y Kate Middleton, el conde y la condesa de Wessex, la princesa real y el vicealmirante Sir Tim Laurence, el duque y la duquesa de Gloucester, el duque de Kent y la princesa Alexandra acompañaron al heredero. El jueves, Charles tranquilizó a un transeúnte sobre la salud de su madre la reina cuando fue preguntado.

El Remembrance Day o Día del Recuerdo, que tiene lugar todos los años el 11 de noviembre, es una cita ineludible para la familia real británica porque conmemora el fin de la Primera Guerra Mundial y es el gran homenaje a los soldados caídos en combate. El acto con motivo del Día del Recuerdo que tiene lugar el segundo domingo de noviembre, cuando los miembros de la Casa Real Británica rinden homenaje a los caídos ante el Cenotafio.

La tradición exige que las damas de la familia real luzcan ropa de luto y los caballeros trajes de azul oscuro llevando en sus solapas la poppy remembrance, el broche rojo de amapola que recuerda los sacrificios de las Fuerzas Armadas durante la Primera Guerra Mundial. Meghan lo llevó en una aparición que hizo en la cumbre del New York Times y más tarde en otra reaparición que hizo junto al príncipe Harry en Nueva York. Aunque están fuera de la familia real británica por decisión propia, la duquesa de Sussex sigue luciendo uno de sus símbolos más distintivos, lo cual no ha sido bien recibido en palacio.

La duquesa de Cambridge llevó un vestido negro de Eponine, un modelo negro como manda el protocolo, con hilos metalizados, de largo midi, con cuello a pico y botonadura delantera.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments