Belleza

Por qué el ácido hialurónico es el tratamiento estético más demandado

El ácido hialurónico es el tratamiento médico-estético más demandado en los últimos años. Según la doctora Gema Pérez Sevilla, cirujana maxilofacial y experta en medicina estética facial "es una molécula muy versátil que vale tanto para hidratar la piel, como para prevenir las arrugas y corregir la flacidez". La experta nos desvela todos los secretos del ácido hialurónico.

¿Qué es el ácido hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra de manera natural en la piel, en las articulaciones y en los cartílagos de los seres humanos. También se puede sintetizar por ingeniería biológica. El ácido hialurónico es muy importante para la piel porque forma parte de lo que se llama la sustancia extracelular, que está constituida por ácido hialurónico, colágeno y elastina, y el espacio que hay entre las células que va a dar consistencia a la piel, por lo que es esencial en la salud de la misma y en su envejecimiento. El ácido hialurónico va perdiendo su calidad a medida que envejecemos.

Usos estéticos del ácido hialurónico

El acido hialurónico se puede inyectar en toda la superficie cutánea para revitalizarla e hidratarla.

Sirve para corregir arrugas medias, finas y profundas, reponer volúmenes perdidos y ejercer un efecto de tensado de los tejidos descendidos.

El ácido hialurónico ayuda a modelar las cejas, la sien, el pómulo, el mentón o la nariz.

Tratar las ojeras.

Tensar la zona mandibular.

Aumentar el grosor de los labios, restaurar su hidratación y corregir arrugas.

Eliminar arrugas del entrecejo, la frente, las patas de gallo, el surco nasogeniano, el pliegue de amargura y el cuello.

Ventajas de los tratamientos con ácido hialurónico

Con las infiltraciones con ácido hialurónico conseguimos correcciones eficaces y visibles desde el primer momento, aunque sus resultados mejoran con el paso de las semanas.

La inyección es poco molesta, ya que se realiza con agujas de pequeño calibre o cánulas finas a nivel subcutáneo o en el interior de la grasa facial. Solo requiere anestesia tópica.

El procedimiento es rápido y permite que el paciente se incorpore a su vida habitual de forma inmediata.

El ácido hialurónico es una sustancia biocompatible y reabsorbible, cuya duración puede llegar a los 2 años. Además, aunque el producto se haya reabsorbido, el efecto de corrección perdura más tiempo, por la regeneración del colágeno y del propio ácido hialurónico de la piel.

No requiere cuidados específicos, salvo proteger la piel del sol en los días siguientes a la infiltración o aplicar frío cuando se pone en músculos con mucho movimiento.

El perfil de seguridad es muy grande.

¿En qué se diferencia de la toxina botulínica?

Son diversas las diferencias entre ellos: el ácido hialurónico actúa a nivel de la piel, sobre todo de la dermis. El bótox actúa a nivel de los músculos, relajándolos. El ácido hialurónico tiene la función de hidratar cuando se pincha más superficialmente o de rellenar cuando se pincha más profundamente. Mientras que el bótox tiene la función de relajar la musculatura para impedir que este músculo arrugue la piel.

Con el ácido hialurónico tenemos un tratamiento reconstituyente de la piel. Con el bótox, la piel no mejora porque se actúe directamente sobre en ella, sino porque se relaja al estar relajada la musculatura. El bótox se utiliza en el tercio superior facial, pata de gallo, entrecejo y frente, mientras que el ácido hialurónico puede aplicarse en todo el rostro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin