elEconomista.es

Meghan Markle conquista Edimburgo con un abrigo escocés que ya es tendencia

14/02/2018 - 13:01

El príncipe Enrique y su prometida visitaron este martes Edimburgo, donde fueron recibidos por una gran multitud, que les vitoreó y dio todo su cariño. Para combatir el intenso frío de la capital escocesa, la ex actriz se ha decantado por un look que ya es tendencia en Reino Unido.

Meghan Markle (36) lució un abrigo de vestir en lana y cachemir de doble cara a cuadros escoceses de Burberry, cuyo precio alcanza los 2.295 euros. El diseño diseño del mismo, de corte masculino y oversize con solapas, era todo un acierto, más teniendo en cuenta cómo lo combinó.

Y es que la prometida de Enrique se decantó por acompañarlo con un pantalón palazzo negro de Veronica Beard, botas de tacón y un bolso cruzado verde botella, de tamaño mini y con detalles dorados de la firma Strathberry, una de sus favoritas.

Una vez más, el estilismo de la futura duquesa de Sussex ha triunfado y todas las prendas que lo componen se han agotado en unas horas en las tiendas, en lo que algunos entendidos de moda ya califican como el 'efecto Meghan'.

Durante su breve estancia en tierras escocesas, Enrique y Meghan han visitado el castillo de Edimburgo, donde les ha recibido un poni de las islas Shetland, mascota del Regimiento de Black Watch. Ambos se han mostrado muy cariñosos con el animal y le han acariciado durante un buen rato.

Poco después, y tras recibir un homenaje en la célebre fortaleza, el príncipe y su prometida se han trasladado hasta las instalaciones de Social Bite, una cafetería donde se ofrece comida a personas sin hogar.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.