elEconomista.es

Vivir en lugares con poca luz nos hace más tontos

8/02/2018 - 19:29

Pasar demasiado tiempo en habitaciones y oficinas con luz tenue puede modificar la estructura del cerebro y dañar la capacidad para recordar y aprender, según una investigación de la Universidad Estatal de Michigan en Estados Unidos.

Al parecer los investigadores hicieron el experimento con ratas africanas de la hierba que, al igual que los humanos, son diurnas y duermen por la noche. Se expuso a algunos roedores a la luz tenue y brillante durante cuatro semanas y tras examinarlos se comprobó que perdieron alrededor del 30% de la capacidad en el hipocampo, la región del cerebro es clave para el aprendizaje y la memoria.

De la misma manera expusieron a otras ratas a una luz brillante y éstas mostraron una mejora significativa en la tarea espacial. Además, cuando los roedores que habían estado expuestos a la luz tenue fueron expuestos a la luz brillante durante cuatro semanas (después de un descanso de un mes), su capacidad cerebral y el rendimiento en las tareas se recuperaron por completo.

"Cuando expusimos a las ratas a la luz tenue, imitando los días nublados de los inviernos del medio oeste o la iluminación interior típica, los animales mostraron deficiencias en el aprendizaje espacial", dijo Antonio Núñez, coautor del estudio que publica la revista Hippocampus. "Esto es similar a cuando las personas no pueden encontrar el camino de regreso a sus automóviles en un estacionamiento concurrido después de pasar unas horas en un centro comercial o una sala de cine".

Según los expertos, la exposición sostenida a la luz tenue condujo a reducciones significativas en una sustancia llamada factor neurotrófico, un péptido que ayuda a mantener las conexiones y las neuronas sanas en el hipocampo, y en las espinas dendríticas, que son las conexiones que permiten a las neuronas comunicarse unas con otras. "Dado que se realizan menos conexiones, esto reduce el aprendizaje y el rendimiento de la memoria que depende del hipocampo", dijo Joel Soler, coautor del trabajo.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.