elEconomista.es

Donald Trump, Obama y las embajadas de la discordia

12/01/2018 - 10:56

El presidente de Estados Unidos ha cancelado la visita que tenía programada a principios de este año a Londres. Según él mismo ha anunciado en Twitter, no viajará a tierras inglesas porque se niega a inaugurar la nueva embajada de Estados Unidos en la capital británica después de que Barack Obama "malvendiera" la antigua embajada a la Familia Real de Qatar por "cacahuetes".

"La razón por la que he cancelado mi viaje a Londres es que no soy un gran fan de que el Gobierno de Obama vendiera quizás la embajada de mejor calidad y mejor localizada de Londres por 'cacahuetes', solo para construir una nueva en una mala localización por 1.200 millones de dólares. Un mal trato. Quería que cortara el lazo. ¡NO!", escribió Donald Trump en la red social.

La antiguo edificio al que se refiere el líder estadounidense está ubicada en Grosvenor Square, una elegante plaza situada al sur de Oxford Street. El inmueble ocupa 3.740 metros cuadrados de la plaza Grosvenor y cuenta con una superficie total de unos 25.200 metros cuadrados, repartido en diez plantas, cinco de ellas en altura. Fue vendido hace unos años a la Familia Real de Qatar. La venta se fraguó en 664 millones de dólares, según medios especializados. Un precio irrisorio para Trump, que lo ha comparado con "cacahuetes".

En su lugar, Obama optó por construir una nueva embajada, cuyo precio sobrepasa los 100.000 millones de dólares. Y no es de extrañar: se trata de la embajada más cara del mundo y, posiblemente, la más protegida, puesto que cuenta con un foso que la rodea, el primero que hay en la ciudad londinense desde la Edad Media.

Situado en Nine Elms, una antigua zona industrial en plena regeneración al sur del río, el edificio principal es un ampuloso cubo de cristal de doce plantas, transparente, capaz de aprovechar la luz natural y engañosamente abierto al exterior. Sus muros son de triple vidrio a prueba de balas y otros posibles ataques. "Es la encarnación de la paz y la seguridad", dijo James Timberlake, uno de los socios de la firma de arquitectos Kieran Timberlake de Filadelfia, que ganó la competición para diseñar este infranqueable centro en el 2008.

Aunque estaba previsto que Trump inaugurase el lugar en su visita a Londres, el presidente americano ha decidido cancelar el viaje, en oposición a las idea de Obama sobre la nueva embajada. Esta cancelación nos privará de ver una de las imágenes más deseadas: el encuentro de Melania Trump con las damas de la Familia Real británica, en concreto, con Kate Middleton o con la nueva incorporación, Meghan Markle. Sin obviar su cita con Isabel II.

Así las cosas, habrá que esperar varios meses, y quizás años, para presenciar el encuentro. La embajada ha enfriado aún más la relación entre el mandatario americano y la Casa Real británica. ¿Qué será lo próximo?


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 1

#1
14-01-2018 / 11:27
alias taquitosudao
Puntuación 0   A Favor   En Contra

observaciones de sansilvestre "coleano: cluzo un atajo y se fue en tazi hasta la meta, lo ven hizo tlampa! ji ji ji ji ji".

antes trumpno era así...hasta los novento era un sujeto educado ycordial incluso en su enrevista intima con la opra, billtrumpobama igualdesinverguenzas.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.