elEconomista.es

Naked Yoga: la disciplina que crea tendencia en Instagram y en la vida

28/12/2017 - 18:54

El boom del yoga en estos últimos años ha hecho que se combine con otros deportes como pilates, TRX o acrobacias. Sin embargo, si pensabas conocer todo sobre esta disciplina, estabas muy equivocado. El Naked Yoga, o yoga desnudo, es la nueva tendencia entre los usuarios de Instagram.

Se lleva practicando en la India desde la antigüedad y en los años 60, con el movimiento hippie, ganó algunos aficionados en Occidente. No obstante, no empezó a ser más conocido hasta hace unos años, cuando Joschi Schwarz y Monika Werner en su pequeño estudio Bold & Naked del barrio de Chelsea, en Nueva York, lo pusieron de moda. Y es que practicar deporte desnudo es más beneficioso de lo que pensamos.

Quitarse la ropa ayuda a sentir una conexión mayor con uno mismo y con la gente de tu alrededor, una forma de relajarse con el objetivo de aprender a amar tu cuerpo y el de los demás en un contexto de libertad y sin prejuicios que hace que se quiera realizar esta práctica cada vez más. Entre los beneficios se cuentan:

1. Sensación de libertad: los deportistas aseguran que cuando te deshaces de todo lo que te restringe y te presentas por completo al mundo, consigues una sensación de libertad indescriptible.

2. Pierdes la vergüenza: los sentimientos y las nociones preconcebidas por la sociedad se quedan en un segundo plano cuando practicas esta disciplina.

3. Aceptas tu cuerpo: aumenta la autoestima y te ayuda a encontrar la belleza dentro de ti.

4. Conectas con la naturaleza: si el yoga se trata de prestar atención al aquí y al ahora, con esta disciplina además consigues entrar en contacto con la naturaleza al ponerte en contacto con la naturaleza humana.

5. Conectas con otros seres humanos: lo único que puede expresar nuestra fragilidad, dejándonos expuestos, abiertos y vulnerables, es la desnudez. Desnudos todos somos iguales.

6. Muestras al mundo nuestro verdadero yo: en la actualidad hay muchas maneras en que podemos alterar nuestra apariencia, finalmente distrayéndonos de nosotros mismos y a otros de quiénes somos y nuestra verdadera imagen corporal. Desnudo no hay ni trampa ni cartón.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.