elEconomista.es

Los sacrificios de Meghan Markle para convertirse en duquesa británica

3/12/2017 - 19:43

El príncipe Harry y Meghan Markle anuncian su compromiso.

Poco más de un año de relación, y la actriz Meghan Markle ha conseguido hacer que el príncipe Harry de Inglaterra siente la cabeza.

Tras haber anunciado su compromiso, con una ceremonia matrimonial que tendrá lugar el próximo mes de mayo, la californiana se enfrenta a varios cambios, o más bien sacrificios, que tendrá que afrontar para integrarse en la Familia Real británica. 

El primero es el de renunciar a su carrera como actriz, que estaba despegando definitivamente tras su participación en la serie de abogados Suits. Markle ya ha confirmado que, con su compromiso, inicia una nueva etapa en su vida en la que la interpretación quedará aparcada para dedicarse a las labores humanitarias. 

Según publica el diario El País, la intérprete ya colabora con causas sociales y ha viajado con ONGs a algunos países africanos. Sin embargo, ahora será la Familia Real quien decida a qué causas humanitarias dedicar sus esfuerzos, por lo que tendrá que renunciar a su libertad de decisión.

Su vida, que se desarrollaba entre Toronto, donde rodaba la serie Suits, y Los Angeles, de donde es originaria, también cambiará localizaciones. Reino Unido se convertirá en su nuevo hogar, y, tras el enlace, se seguirán los procedimientos para que obtenga la nacionalidad británica. 

Otro de los sacrificios que tendrá que afrontar Markle para contentar a la reina Isabel II pasa por bautizarse y confirmarse para convertirse a la iglesia anglicana. Esta fe sí permite que, como divorciada, vuelva a contraer matrimonio. 

Anuncio oficial

Este lunes anunciaron oficialmente su compromiso y concedieron su primera entrevista juntos. Ahora se han conocido nuevos datos del compromiso entre Meghan Markle (36) y el príncipe Harry (33). El Palacio de Kensington ha anunciado que la boda real será en mayo de 2018 en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor.

"El matrimonio de Harry y Meghan tendrá lugar en mayo de 2018 en la capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor. Su Majestad la Reina ha dado permiso para que la boda tenga lugar en la capilla de la Familia Realy pagará por la boda. Más detalles serán anunciados a su debido tiempo", se puede leer en el comunicado.

El templo es de estilo gótico y fue construido en el siglo XV. Tiene capacidad para 800 personas, con lo que la ceremonia será discreta, teniendo en cuenta que en la abadía de Westminster puede albergar hasta 2.000 personas. Precisamente, en el ala baja del castillo de Windsor pasan largas temporadas la reina Isabel II y el duque de Edimburgo.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.