elEconomista.es

Por qué cada vez hay más mujeres bisexuales

16/11/2017 - 19:49

El número de jóvenes que se define como bisexual ha crecido en un 45% en los últimos años. La tendencia, sin embargo, se encuentra mucho más acentuada entre el sexo femenino. Así lo recogió la Oficina Nacional de Estadística de Gran Bretaña, en un estudió que se publicó en 2015 y que determinó que entre aquellas mujeres que se consideran "no heterosexuales" son más las que se califican a sí mismas como bisexuales (0,8%) que lesbianas (0,7%). Pero, ¿por qué se produce este aumento sólo en ellas?

En primer lugar porque, tal y como afirmaba la misma encuesta, el número de mujeres que habían mantenido relaciones con personas del mismo sexo era mucho mejor que el de los hombres, por lo que el factor de la experimentación parece un importante recurso a la hora de aclarar la propia personalidad.

Además varios estudios confirman que la identidad sexual entre las mujeres tiende a cambiar con el paso de los años en el caso de que tengan un ambiente social más abierto. Por ejemplo, son muchas las famosas que estando casadas, se separan y encuentran una nueva pareja en una persona del mismo sexo, como es el caso de Cynthia Nixon. Por otro lado, otras como Angelina Jolie o Cara Delevigne no han tenido ningún problema en mostrar desde el primer momento que son bisexuales.

Por último, el estudio National Longitudinal Study of Adolescent to Adult Health', elaborado entre 1994 y 2008, afirmó que el nivel de educación de las mujeres también parece afectar en su sexualidad.

"Las mujeres con educación superior, físicamente atractivas y sin hijos tienden a tener un mayor acceso a los hombres que ellas consideran como deseables. Para tales mujeres, la heterosexualidad es el camino más obvio, y también el que les ofrece menos resistencia, incluso aunque se dé algún grado de atracción hacia personas del mismo sexo", declaró la coordinadora del estudio Elizabeth McClintock. Asimismo, las mujeres con títulos universitarios mostraban también una menor predisposición a cambiar su tendencia sexual con el paso del tiempo.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.