elEconomista.es

Cinco cosas que aún no sabes sobre el sexo

24/10/2017 - 17:55

El sexo es una de las actividades que más interesan a la especie humana, pero en la era de la información todavía hay mucho desconocimiento entre la población española. LELO, la reconocida marca de juguetes eróticos de lujo, repasa los datos más curiosos sobre sexo y relaciones humanas.

"Internet hace que el acceso a la información sobre sexo sea mucho más sencillo para todos, sin embargo, el sexo es aún un campo en el que nuestro conocimiento es limitado y está influenciado por muchos mitos y leyendas. Es fundamental educar en materia sexual", señala Alberto Gooding, de LELO.

En muchas ocasiones circulan mitos y falsas leyendas sobre el sexo, aunque en otras existen afirmaciones que simplemente no son precisas. LELO comparte la lista de los cinco datos más curiosos y desconocidos hasta ahora.

1. Los hombres sólo piensan en sexo

Existe la creencia de que los hombres piensan en sexo más que las mujeres. De hecho, se dice que el hombre piensa en sexo cada 7 segundos (6.000 veces al día) lo que implicaría hacerlo cada vez que respira. Según las últimas encuestas llevadas a cabo por LELO, sólo la mitad de los hombres reconoció que pensaba en sexo de forma diaria (una o dos veces al día). El 40% respondió que lo hacen una vez a la semana, mientras que el 10% restante tiene pensamientos sexuales una o ninguna vez al mes.

Estos porcentajes son superiores a los reportados por las mujeres que participaron en la encuesta, aunque las diferencias son menores de lo que comúnmente se cree. Así, el 20% de las mujeres piensa en sexo a diario frente al 67% que lo hace una o dos veces por semana. Por tanto, ni los hombres están pensando todo el tiempo en sexo ni la diferencia con las mujeres es tan extrema como nos suele dictar el imaginario colectivo.

2. El Big Data del esperma

El esperma humano contiene de media 37.5 MB de información genética. Asimismo, durante la eyaculación, en un periodo de tan sólo 3 segundos, se traspasan 1.5 GB de información. En otras palabras, este intercambio es un millón de veces más rápido que la velocidad de conexión media a Internet.

3. El tamaño de pies y manos tiene relación con el del pene

Creer que el tamaño de pies, manos o incluso la nariz tiene relación con el del pene se sustenta sobre el hecho científico de que los genes Hox juegan un papel determinante en el desarrollo de los dedos de los pies y de las manos, así como del pene y el clítoris. Sin embargo, no existe una relación probada científicamente acerca de este hecho, por lo que lo más frecuente es que el desarrollo de las extremidades y los genitales no sea equivalente.

4. El punto G no se ha demostrado científicamente

En el caso de las mujeres, existe un determinado punto en la pared anterior de la vagina en la que el 90% de las mujeres estudiadas sienten una mayor sensibilidad sexual. También se habla del punto G masculino, una zona que está entre los testículos y el ano, cercana a la próstata.

Pero lo cierto es que no se ha podido ubicar con exactitud ninguno de estos puntos, ya que los científicos no han sido capaces de encontrar unas zonas más sensibles que otras, ya que los escáneres no detectan ninguna parte de la vagina o el perineo que parezca diferente, ni por su flujo sanguíneo ni por sus terminaciones nerviosas. 

5. La masturbación es cosa de hombres

Se cree que la masturbación es algo relativamente aceptado entre los hombres mientras que en las mujeres continúa siendo un tema tabú. Sin embargo, los datos de los estudios más recientes rechazan tal afirmación. A pesar de que la diferencia entre el número de unos y otras es grande, han aumentado las mujeres que desvelan recurrir a esta práctica en alguna ocasión: el 26% frente al 60% de los hombres.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 1

#1
25-10-2017 / 04:13
Temido (dígo tímido)
Puntuación 0   A Favor   En Contra

"Deja tu comentario"

...mejor no...!


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.