elEconomista.es

Tres trucos para tener buena cara en cinco minutos

18/10/2017 - 18:41

Pasear al perro, llevar a los niños al colegio, ir al trabajo o dormir menos de ocho horas. El día a día puede terminar agotando hasta tal punto que disimular la cara de cansancio por las mañanas sea casi imposible. Sin embargo, aunque la falta de sueño y descanso se traduzcan en una piel apagada, ojos hinchados y ojeras, todo tiene solución con estos pequeños gestos que ayudan a camuflarlos:

1. El frío: lavarse la cara por las mañanas con agua fría es algo que levanta a cualquiera. No obstante, todo tiene su explicación, ya que el agua estimula la circulación sanguínea y ayuda a rebajar las bolsas. Además, poner dos cucharas en la nevera para luego posarlas en la zona ocular, aplicarse cinco minutos un antifaz de gel frío o una compresa sobre los ojos, son remedios que también funcionan. Asimismo, si quieres que el contorno de ojos roll on actúe más rápido prueba a guardarlo en el frigorífico.

2. El maquillaje: Pasarse con la cantidad, los colores o el tono tiene un efecto contrario, así que es mejor aplicarse 'lo justo'. Una base iluminadora, corrector de ojeras (ojo con los que son demasiado claros ya que según el tipo de piel pueden acentuar las ojeras), colorete, una pasada de rímel (si antes se usa un rizador se multiplica su efecto) y un toque de color en los labios hacen milagros. Y si aún no te ves lo suficientemente guapa puedes probar el truco de los maquilladores: un pequeño punto de lápiz o sombra blanca en el lagrimal y bajo el punto más alto de la ceja para despertar la mirada.

3. Dormir con la cabeza alta: Un acto sencillo que ayuda a prevenir la acumulación de líquido y las bolsas bajo los ojos.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.