elEconomista.es

Sexo: dejaremos de tenerlo en el año 2030

10/10/2017 - 18:12

Un estudio realizado por el profesor David Spiegelhalter de la Universidad de Cambridge ha vaticinado que el fin de las relaciones sexuales se acerca. Concretamente, tendrá lugar en el año 2030 y será culpa de las nuevas tecnologías.

Según revela la investigación de Spiegelhalter, el promedio de encuentros sexuales entre parejas era de cinco al mes en 1990, una cifra que disminuyó a cuatro en el año 2000 y a tres en 2010. Es decir, en 20 años la frecuencia ha bajado un 40%. Si seguimos así, en 2030 las parejas no van a tener ningún encuentro sexual.

Un estudio científico coordinado por la Universidad de San Diego refuerza esta teoría al concluir que los millennials tienen menos sexo que el que practicaban sus padres a su misma edad y la razón no es otra que el abanico tecnológico que se abre ante nuestros ojos. Tablets, televisores, móviles... Todos estos nos ofrecen un momento de disfrute y de relax parecido al que obtenemos con el sexo, además de fomentar la soledad y contribuir a la lenta desaparición de la comunicación interpersonal y las relaciones sociales.

La recomendación de los expertos es sencilla: dedicar más tiempo a nuestra pareja, aparcar el móvil y otros dispositivos tecnológicos y prepara los encuentros íntimos con más mimo y romanticismo.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.