elEconomista.es

El diseñador Modesto Lomba se pone cachas a los 55 años: "Estoy mejor desnudo"

2/11/2017 - 17:08

El modisto ha decidido dar un cambio radical a su vida y ponerse en forma en el gimnasio. Para ello cuenta con la ayuda de su entrenador personal, Ramón María Jericó, que es el mismo que entrena a María Patiño, Chelo García Cortés o los actores Fernando Tejero y Pablo Chiapella, Amador en La Que Se Avecina.

A través de las imágenes y los vídeos que Modesto (55) ha compartido en los últimos meses en su perfil de Instagram se puede comprobar su sorprendente transformación. Todo este cambio se debe, como él mismo ha contado a El Mundo, al interés por cuidar su línea y su salud: "Vengo haciendo deporte toda la vida, pero llevo entrenando con Ramón desde hace año y medio. Empezó a verse justo antes del último desfile en la Fashion Week. Ahora no estoy tan bien, porque estuve un mes sin ir al gimnasio, pero acabo de retomarlo. Es cierto que ya tengo muchos años y está bien cuidarse", ha explicado.

Modesto ha desvelado su rutina de entrenamiento, que se basa en hacer ejercicio al menos tres días a la semana durante una hora y media cada día. Además, confiesa que lo que pretende no es crecer en volumen sino conservar el que ya tiene con entrenamientos aeróbicos.

Por otra parte, Lomba incide en la importancia de la alimentación para conseguir una transformación física: "Sigo una dieta estricta para comer muchas veces. No sólo tomo muchas proteínas, sino también carbohidratos cuando los necesito, además de verdura y fruta".

Por último, quita importancia a los halagos de sus amigos y familiares por el cambio de imagen y confiesa que es algo que él mismo también ha notado: "Yo mismo me lo noto. Me noto que voy bien vestido y, cuando me desnudo, mejor", ha declarado el diseñador.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.