elEconomista.es

Adidas lanza una nueva campaña y se desata la polémica

5/10/2017 - 19:32

La nueva campaña de zapatillas Adidas Superstar ha provocado un gran revuelo en las redes sociales. La marca ha reunido a un grupo de jóvenes que destacan en diferentes ámbitos como la fotografía o la música y lo que más ha llamado la atención de los ciudadanos es la falta de depilación de algunas de sus modelos.

Una de las más atacadas ha sido Arvida Byström, una artista, fotógrafa y modelo sueca, además de activista en favor de los derechos de las mujeres. La joven ha sido criticada por aparecer con las piernas sin depilar y saltarse esta norma no escrita de que todas las mujeres, especialmente en el mundo publicitario donde suelen aparecer sin nada de vello y con las piernas perfectas.

Ante las críticas, la modelo ha utilizado su cuenta oficial de Instagram para contestar: "Mi foto en la campaña Adidas Superstar recibió la semana pasada muchos comentarios desagradables. Hice mi trabajo de una forma competente y me sentí cómoda en mi cuerpo, pero hay quien no está conforme con un poco de vello en las piernas. Literalmente me han enviado mensajes con amenazas de violarme. Ni siquiera puedo imaginar cómo sería existir en el mundo sin poseer los privilegios que tengo. Os mando amor y tratar de recordar que no todos tenemos las mismas experiencias sobre lo que significa ser persona. Gracias por todo el amor, también me mandasteis mucho" ha escrito Arvida.

Además de ella, también participan en la campaña otras modelos comprometidas con el cambio climático como Xiuhtezcatl Martinez, Madame Gandhi, o Barbie Ferreira, una modelo de talla grande, para dejar de lado los estereotipos de siempre.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.