¿Qué lleva en el bolso la Reina Isabel II?

13/03/2017 - 15:43

Es un misterio que podría abordar el mismísimo Íker Jímenez en su programa de televisión. Siempre con él colgado en su antebrazo, todo un símbolo de su estilo a sus casi 91 años y siempre el mismo modelo, el Traviata de charol de la firma Launer. Pero, ¿qué secretos esconde el bolso de la Reina más poderosa del mundo?

Pocos conocen los recovecos de la Monarquía británica, pero el historiador real Hugo Vickers ha revelado qué lleva dentro de su bolsito Isabel II. Y te sorprenderá saber que ella es una mujer como cualquier otra. Una barra de labios y un espejito para retocarse es lo que esconde su complemento fetiche (además de sus míticos zapatos negros que lleva todos y cada uno de los 365 días del año).

Es cierto que muchos han dicho que la Reina de Inglaterra también lleva en el bolso galletitas para sus perros, pero ella misma le ha confesado a este escritor que no es cierto. De vez en cuando, como los domingos, también lleva algo de dinero para donarlo a la iglesia a la que acude al servicio religioso semanal.

Además, el mismo Vickers ha explicado para qué usa Isabel II su bolso, además de para llevar su kit de maquillaje express. Y es que ella utiliza este accesorio como medio para enviar mensajes al servicio secreto que la acompaña a todas horas. ¿Cómo lo hace? Muy fácil.

Si la Reina se cambia de mano el bolso, sus guardias entenderán que la conversación que está manteniendo le está aburriendo soberanamente y acudirán a su 'rescate' para llevársela de ahí. Si pone su bolso sobre la mesa en la cena, significa que quiere que el evento termine en los próximos cinco minutos; en cambio, si coloca el bolso en el suelo significa que no está disfrutando de la conversación y quiere ser rescatada por su dama de honor.

Vickers ha comentado también que ella no es la única que usa su bolso para lanzar mensajes ocultos. También lo hace la mujer de su nieto favorito, Kate Middleton, que cuando está nerviosa, aprieta con fuerza entre sus manos su bolso y esto hace que su servicio más cercano acuda a 'salvarla' de una situación más o menos incómoda para ella.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.