elEconomista.es

¿Cuál es la época del año de las rupturas? Y no, no es en verano.

8/08/2018 - 13:52

Lo cierto es que una ruptura amorosa puede darse en cualquier momento del año. Sin embargo, existe una fecha clave donde sorprendentemente finalizan más numero de parejas su relación. Y no, no es el verano. Se trata de la primavera que, como siempre se ha dicho, la sangre altera.

Según la psicóloga, Danielle Forshee, la disminución de la luz solar durante los meses de invierno y el aumento durante la primavera tiene algo que ver con el crecimiento de las rupturas en climas cálidos. Incluso existe un término para definir a esta época del año: 'quitarse las esposas' o uncuffing, en inglés.

Según la doctora, "a medida que la luz solar se asienta en nuestro día a día, el cerebro produce menos melatonina y más serotonina, lo que te hace sentir más feliz y con ello es posible que no sientas la necesidad de estar cerca de otra persona para que te brinde esa sensación de seguridad y felicidad". Para entendernos: llega el calorcito, hay más gente en la calle y las tardes de sofá y Netflix con tu pareja de todo el invierno llegan a su fin.

Pero no es la única persona que ha dedicado tiempo a explicar porque la primavera produce que nos cansemos de nuestro novio/a. En 2008, David McCandless y Lee Byron publicaron un estadística de rupturas de pareja usando como medio las actualizaciones de estado de Facebook. Llegaron a la conclusión de que en primavera los usuarios cambian más a menudo, su estado sentimental de "en una relación" a "soltero".

La cosa no acaba aquí, y es que parece que Facebook ha demostrado ser una fuente imperante de sabiduría. El Daily Mail publicó en 2016 otra estadística afirmando que hay otras dos fechas claves para esto de las rupturas: el 15 de febrero y dos semanas antes de Navidad. 


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.