elEconomista.es

Los secretos (alimenticios) de Meghan Markle: ama las patatas fritas y el vino

13/04/2018 - 17:21

La prometida del príncipe Enrique no es una futura duquesa al uso. Prueba de ello son sus peinados, vestuario o sus costumbres cotidianas, que bien pueden pasar por las de un ciudadano cualquiera. Ahora sabemos que tampoco lo es en su alimentación.

En una entrevista mientras rodaba la serie Suits, Meghan Markle (36) aseguraba que su alimentación está basada en una dieta equilibrada a base de frutas y verduras. No obstante, la entonces actriz, también aseguró que de vez en cuando se da algún capricho:

"Trato de llevar una dieta vegetariana durante la semana y tengo más flexibilidad durante el fin de semana (...) Todo se basa en el equilibrio. Trabajo mucho y, por eso, no quiero sentirme privada de nada. Siento que en el momento en que lo haces es cuando empiezas a obsesionarte con las cosas. Por eso no sigo una dieta, sino una alimentación saludable y equilibrada", afirmó.

Pero si hay algo a lo que Meghan se niega a renunciar son las patatas fritas y el vino: "Podría comer patatas fritas todos los días. Y me encanta la pasta. Bueno, me encantan los carbohidratos, pero, ¿a quién no?", declaró Meghan Markle en su momento. "Y me ocurre lo mismo con el vino. Por supuesto que voy a tomarme esa copa de vino, es delicioso y lo disfruto. Todos deberíamos hacer las cosas con las que disfrutamos dentro de lo razonable", alegó.

Además, al ser preguntada por qué productos estaban en su nevera, Markle declaró: "Hummus, zanahorias, zumos verdes, leche de almendra o un pudding de semillas de chia que hago cada semana. Es fácil de hacer y está delicioso. Realmente amo cocinar", dijo.

Meghan cuida su alimentación a diario. En sus comidas no suelen faltar las ensaladas completas, batidos con semillas y lácteos, platos combinados de pasta y pescados, frutas y huevos. Asimismo, la novia de Enrique de Inglaterra tiene pasión por los productos frescos y naturales. Esta preferencia le viene desde su infancia por tradición familiar, ya que en su casa de California cultivaban sus propias frutas y verduras.

Nuevos datos sobre la boda de Meghan y el príncipe Enrique

Poco a poco se van conociendo todos los detalles de la boda del año en Inglaterra. El portavoz del palacio de Kensington ha afirmado que será una boda familiar con 800 invitados. Entre ellos no se encuentran ni el presidente Donald Trump ni el ex presidente Barack Obama ni su esposa Michelle. Tampoco la primera ministra británica Theresa May, una ausencia que ha sorprendido mucho en el país.

Esto se debe a que los novios quieren a "familia y amigos cercanos a sus vidas", según el comunicado. En la lista sí están invitadas las Spice Girls, incluida Victoria Beckham, que acudirá con su marido David. Asimismo, tampoco faltarán los compañeros de Suits de Meghan, que trabajaron con ella los últimos siete años.

Meghan y Enrique también han invitado a personas que trabajan en las organizaciones benéficas en las que ellos colaboran y a varios supervivientes del ataque terrorista en el concierto de Manchester.

Los hermanastros de Markle, Samantha Grant y Tom Markle Jr no están invitados, tal y como confirmó Grant a la prensa británica hace unos días: "Ha invitado a personas que le son completamente ajenas y desconocidas y, en cambio, no ha invitado a su familia".

Por último, el Palacio de Kensington ha anunciado que el encargado de inmortalizar a los novios el día de su enlace será Alexi Lubormirski, un prestigioso fotógrafo que ya les realizó las fotografías para su primer posado oficial como prometidos, el pasado mes de diciembre.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0