Noelia López y Soraya Arnelas: este es el masaje perfecto para un bebé

7/03/2017 - 19:11

El masaje es una manera de establecer un vínculo especial con tu bebé y de transmitirle seguridad. Pero va mucho más allá, con él lo ayudas a regular su sistema digestivo, estimulas su sistema nerviosos y refuerzas el inmunológico. Dibujando paso a paso su cuerpo, contribuyes también a que pueda 'sentirse' e integrar así su esquema corporal.

El suave y relajante masaje Dulces Sueños se realiza con movimientos neuro-sedantes que además contribuyen a relajar sus inexpertos musculitos. Little Butterfly nos ayuda a descubri el paso a paso de su masaje relajante con su aceite Love Eternal para que tu pequeño duerma como un angelito.

1. Empieza colocando a tu bebé boca arriba en un lugar cómodo, estable y con la temperatura adecuada, con o sin pañal, tapándolo con una mantita o toalla. Calienta muy bien entre las manos un aceite para bebé para liberar todo su poder y deja reposar las palmas de las manos sobre su barriguita y así establecer una conexión cálida inigualable -este paso tendrás que repetirlo en cada zona de su cuerpo-. Cubre para que no le dé frío y empieza.

2. Es el momento de pasar a las piernas. Reposa las palmas de las manos en las plantas de sus pies unos segundos y después desliza ambas manos por las piernas hacia arriba. Masajea cada pierna, primero una y luego otra, para relajar sus músculos. Dibuja con tus pulgares círculos en la planta de cada uno de los pies.

Después, mueve suavemente sus piececitos de un lado a otro junto con los deditos. Por último desliza las manos desde los pies, pasando por las piernas y la tripa hasta hombros.

3. Luego, pasa a la barriguita y desliza las palmas de las manos de manera alterna hacia abajo para calmar y movilizar la barriguita que se congestiona muy fácilmente. En los hombros masajea con las yemas de los dedos deslizando suavemente hasta llegar a las manos. Después céntrate en los brazos masajeándolos suavemente, primero uno y luego otro.

A continuación coloca a tu pequeño boca abajo para centrar todos tus cuidados en la espalda. Vuelve a calentar muy bien el aceite entre las manos y deja reposar las palmas sobre su espalda, ¡sentirá un calorcito increíblemente reconfortante! Desliza los pulgares por nalgas, firme pero sin presión, y sube por espalda. Realiza pases neuro-sedantes por toda su espalda desde la cabeza hacia el culito deslizando suavemente las manos.

4. Viste a tu bebé para que esté listo para dormir antes de continuar con el masaje facial y craneal. Deja las palmas de tus manos reposar en su carita unos segundos, casi rozándolo, y deslízalas por el cráneo. ¡Es tremendamente relajante! Desliza suavemente las yemas de los pulgares desde el centro de la frente hacia laterales.

Repite el mismo movimiento pero esta vez desde el centro de la mejillas hacia los laterales. Y vuelve a repetir desde la barbilla hacia los laterales. Masajea ambas orejitas. Para finalizar, suavemente desliza las yemas de los dedos por el cráneo.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.