Blue Monday: 5 consejos infalibles para afrontarlo

12/01/2017 - 19:39

Todos los lunes son difíciles, pero el tercero de enero o Blue Monday es considerado como el día más deprimente del año. Muchas son las razones que nos llevan a sentirnos más tristes en ese día como la vuelta a la rutina, la distancia hasta las próximas vacaciones o la cuesta de enero. Por ese motivo, Xavier Savín, coach y psicólogo, Marta Puig, psicóloga y fundadora de Mundo Pránico, y Jesús Matos, psicólogo especializado en gestión de la tristeza y creador de En Equilibrio Mental, comparten con nosotros estos cinco consejos para afrontar este día.

Hace varios años, una agencia de viajes y un adjunto de la universidad de Cardiff dijeron haber encontrado el peor día del año gracias a una compleja fórmula que tenía en cuenta aspectos cómo el tiempo restante hasta nuestras próximas vacaciones, el estrés tras haber superado la Navidad, la vuelta a la rutina o la desagradable sensación de que este año tampoco estamos cumpliendo con nuestros propósitos.

Ese día es el tercer lunes del mes de enero, también conocido como Blue Monday, y tendrá lugar el próximo 16 de enero. Ese lunes será el peor de todos los lunes del recién inaugurado 2017. Se trata de un fenómeno que se ha extendido durante los últimos años y, aunque no cuenta con una base científica, sí es cierto que hay una serie de factores evidentes que pueden llegar a influir en nuestro estado de ánimo de manera significativa durante los últimos días del primer mes del año.

La vuelta al trabajo y a la rutina diaria, el fin de las vacaciones y los nuevos propósitos que nos hemos planteado y que comienzan a desmoronarse hacen que nuestro estado emocional se vea resentido.

"La tristeza es una emoción que siempre aparece ante una pérdida. En su origen es siempre adaptativa puesto que fomenta la reflexión y genera empatía en los demás. En el caso del Blue Monday, se juntan varios factores. Por un lado, acaban las vacaciones de Navidad, nuestros seres queridos vuelven a estar lejos y nuestro tiempo de ocio y vacaciones quedan atrás. Además, es en pleno invierno, el número de horas de luz es menor que en verano y solemos realizar menos actividades agradables que en otras épocas del año. Por último, los lunes son días especialmente difíciles, ya que son el inicio de la rutina e la semana en la cual solemos tener menos tiempo para pasar con los nuestros, hacer deporte y hacer las actividades que realmente nos gustan", explica el especialista en gestión de la tristeza Jesús Matos.

"Poco podemos hacer para solucionar la mayoría de aspectos que tiene en cuenta la fórmula, pero lo que sí que está todavía en nuestras manos es que se cumplan los objetivos que nos marcamos", aclara Xavier Savín. Si apenas has empezado el año y parece que ya estás incumpliendo alguno de tus propósitos, puede que se trate de algo que tú no quieres realmente, ya que no son pocas las veces que marcamos como nuestros, los objetivos de los demás.

Aún estás a tiempo de replanteártelos: ¿Es lo que se supone que debes hacer o lo que otras personas esperan que hagas? Para saberlo, Savín plantea la siguiente pregunta: ¿si nadie te pudiera ver o no tuvieras que dar cuentas a nadie, aun así, lo harías?

"O puede que no estés dispuesto a hacer los sacrificios necesarios. Si lo que deberías dejar de

hacer te gusta más que lo que hay que hacer para conseguir tu objetivo, difícilmente lo lograrás. La solución es muy sencilla, tus objetivos y tus pasiones deberían estar alineadas. Hacer algo que te gusta al menos un mínimo facilita que cumplas tus objetivos", sostiene Savín.

"Pero hay que ser realistas: los grandes cambios llevan su tiempo, y la clave es la constancia y no perder de vista la meta. Para llegar a ellos, hay que ir sumando pequeñas modificaciones en nuestra rutina y poner en marcha prácticas que nos ayuden a logarlos, a empezar de cero y a sentirnos mejor con nosotros mismos", apunta la también psicóloga Marta Puig.

De acuerdo con estos profesionales creer que no puedes lograr un objetivo o no darte cuenta de tus avances también nos aleja de conseguir nuestros retos. Tú mismo te pones frenos y resulta muy difícil esforzarse para algo que uno cree que no puede lograr.

Para conseguir cumplir tus propósitos, Savín recomienda marcarse objetivos de proceso y no de resultado, es decir aquello que hay que hacer para conseguir el reto, no el reto en sí mismo, para ir avanzando sin frustrarse. Porque para ambos, si realmente lo quieres, es algo que te gusta hacer y sabes que lo puedes conseguir? no habrá Blue Monday que te detenga.

1. No dejarse llevar por los pensamientos que la mente proyecta y que en definitiva están distorsionando la realidad. La tristeza es una emoción adaptativa que nos ayuda a sobrevivir. Simplemente nos da información de lo que ocurre a nuestro alrededor. Por ello es importante no dar demasiada importancia a las sensaciones que tenemos. El Blue Monday es un día más, pero lo vivimos con miedo al fracaso y por lo tanto es mejor no hacer nada demasiado importante o marcarse objetivos pequeños y que no frustren.

2. Una de las mejores estrategias de regulación de la tristeza es realizar actividades agradables. Es aconsejable hacer ejercicio y escuchar música. El deporte promueve la liberación de endorfinas, las también llamadas hormonas de la felicidad y tienen un efecto beneficioso en nuestro cerebro.

3. Medita. Controla tu mente. Los beneficios de meditar son ampliamente conocidos. Esta práctica reduce el estrés, la presión arterial, disminuye la ansiedad y nos libera de la tristeza. También mejora la concentración, desarrolla tu inteligencia emocional y te ayuda a conectar con uno mismo.

4. Escribe. Ordena tus pensamientos y tus propósitos. Escribir sobre tus preocupaciones y plasmarlas en un papel te aportará tranquilidad y perspectiva.

5. Planea un proyecto que te haga mucha ilusión. Ya sea un viaje, una escapada, una sesión de cine o una tarde entre amigos. Buscan un plan en que te apetezca invertir tiempo y que te saque una sonrisa.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0