elEconomista.es

La infanta Cristina y la reina Letizia no se miran a la cara el funeral de don Juan

3/04/2018 - 12:23

Vestida de riguroso luto y acompañada de su prima Alexia de Grecia. Así ha llegado la segunda hija de Juan Carlos y Sofía a El Escorial, donde este martes han celebrado la misa funeral en memoria de don Juan de Borbón, fallecido hace 25 años. A pocas semanas de que su marido, Iñaki Urdangarin, reciba la sentencia definitiva por el caso Nóos (puede pasar una década en prisión), la infanta Cristina se ha mostrado sonriente y ha saludado con amabilidad a los presentes. No todo estaban tan contentos, y no porque fuera un funeral.

En otro coche ha hecho su entrada su hermana, la infanta Elena, también vestida de negro, mientras que los eméritos han compartido vehículo junto con Irene de Grecia, hermana de la reina Sofía.

Unos 250 asistentes honrado la memoria de Don Juan en este funeral conmemorativo y han acudido a la basílica del monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Beltrán Gómez Acebo, hijo de la infanta Pilar, ha llegado acompañado de su esposa, Andrea Pascual, mientras que sus hermanos Fernando Gómez Acebo y Simoneta lo hacían juntos juntos.

También han asistido la princesa Kalina de Bulgaria y su marido, el aventurero Kitín Muñoz; su hermano Konstantin, acompañado por Pedro López Quesada, íntimo amigo de la familia real y marido de Cristina de Borbón dos Sicilias, que ha llegado del brazo de su hija Victoria, y Miriam Ungría, viuda de Kardam de Bulgaria, también con su hijo, Boris de Bulgaria. 

El ministro de Educación y Cultura Íñigo Méndez de Vigo ha estado en representación del Gobierno, mientras que el duque de Alba ha puesto el toque aristocrático y se ha reencontrado con su íntima amiga, la empresaria Alicia Koplowitz.

Los últimos en llegar, como dicta el protocolo, han sido los reyes Felipe y Letizia, a quienes todos esperaban ya en el interior del templo. El semblante de la reina, que no es nieta de don Juan, contrastaba notablemente con el de su cuñada, doña Cristina. Parece ser que a la esposa de Felipe VI no le hacía ninguna gracia la presencia de la señora de Urdangarin en El Escorial. De hecho, se especula con que el encontronazo con su suegra doña Sofía en la catedral de Palma pudo tener que ver con la tensión entre ambas tras conocer la asturiana que doña Sofía maniobró para que su hija Cristina estuviera este martes en el homenaje al hijo de Alfonso XIII fallecido en 1993.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0