elEconomista.es

Alejandra de Rojas, una chica de su tiempo, muy real

5/12/2017 - 16:49

Es alta y delgada, tiene los ojos verdes y un cierto parecido con alguien que formó parte de la familia real, Laura Ponte. Pertenece a una familia de lo más monárquica. Estamos hablando de Alejandra de Rojas (36). Nació en el seno del matrimonio formado por Charo Palacios, la modelo favorita y musa de Elio Bernhayer, y el fundador de la falange, Eduardo de Rojas Ordóñez, el quinto conde de Montarco, fundador de la Falange junto con José Antonio Primo de Rivera

La vida de Charo Montarco es tan apasionante que bien podría dar lugar a un libro o una serie televisiva como Lo que escondían sus ojos, el libro basado en la vida de Carmen de Icaza, escrito por Nieves Herrero, sobre la vida de la madre de Carmen Diez de Rivera, fruto de los amores adúlteros entre el cuñado de Franco y Ministro de Asuntos exteriores Ramón Serrano Suñer y Carmen De Icaza, casada con el marqués de Llanzol. Y no porque existan semejanzas entre ambas vidas, sino porque retratan una época marcada por la alta costura y algunos personajes forman parte de las dos historias. Charo Palacios ayudó a elevar el caché y la consideración de las modelos de los años sesenta por el hecho de pertenecer a una familia de la élite social. Era hija del afamado físico y matemático Julio Palacios.

Las larguísimas piernas, muy bien conservadas casi hasta el final de sus días, eran casi como las de Cyd Charisse o Bárbara Rey, si queremos ser más hispánicos. Alejandra Rojas, su hija, comenzó a escribir un libro sobre la vida de su madre, a quien adoraba. Se da la circunstancias de que el marido de su madre era muy amigo de Serrano Suñer, de hecho, según publicaba ABC, el conde de Montarco escribía en agendas diminutas sus pensamientos y decía: "He visto a Ramón, parece que lo suyo con Sonsoles (de Icaza) va en serio".

Alejandra de Rojas está vinculada a los Borbones en virtud de su parentesco político con Alessandro Lequio, casado con su prima hermana, María Palacios, colaboradora de Hola. Alejandra es uno de los personajes que suelen aparecer en esta revista del corazón. Mantuvo un romance con Luis Medina, cuya madre también fue modelo de Elio Bernhayer. Es la mejor amiga de la novia de Richard Gere, su tocaya Alejandra Silva, a quien conoce de toda la vida. Tiene seis hermanos, uno por parte de madre y padre, Julio, diez años mayor que ella, y cinco fruto del matrimonio anterior de Eduardo de Rojas, fallecido a los 96 años.

Actualmente sale con un sobrino de Esperanza Aguirre, aristócrata como ella, es hijo de Javier Cavero de Carondelet y Christou, duque de Bailén y marqués de Portugalete, y Piedi Aguirre. Podrían terminar casándose. Alejandra es una mujer activa y emprendedora, no sólo ha colaborado para la revistas como Telva, también abrió una franquicia de moda en la calle Velázquez. Los que la conocen dicen de ella que es una mujer inteligente y discreta, muy leal con sus amistades y extremadamente prudente, una chica de su tiempo, muy real.

Antes de salir con Javier Cavero mantuvo un romance que duró casi seis años con George Scott, un empresario sevillano de origen británico. Está muy bien relacionada con la alta aristocracia, la jet internacional y la realeza, hasta el punto de haber asistido a la boda religiosa de Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo. George y Alejandra comenzaron a salir en el 2009 y cortaron en el año 2015.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 1

#1
07-12-2017 / 00:57
Isabellaignacia
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Alejandra de Rojas es hija ilegítima del rey Juan Carlos


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.