elEconomista.es

El rey Juan Carlos se lo pasa en grande en la noche viguesa

13/11/2017 - 12:17

Galicia parece haberse convertido en el nuevo destino favorito del monarca. La gastronomía, el mar y la buena compañía han sido la mezcla perfecta para disfrutar de una de sus principales ciudades, Vigo. Así, el pasado viernes, don Juan Carlos (79) se dejó ver junto a tres hombres y una mujer por la Ronda de Don Bosco, una de las calles más céntricas de la ciudad.

Vaqueros, jersey rojo y chaleco. Ése fue el cómodo look del rey emérito para disfrutar de la noche viguesa, según ha publicado el diario Faro de Vigo. Lo cierto es que no es la primera vez que el rey emérito visita Galicia, donde su afición a la vela lo ha llevado en numerosas ocasiones.

Durante sus numerosas últimas estancias en territorio gallego, el monarca ha aprovechado para disfrutar de una de su grandes pasiones, la vela, disciplina que le ha llevado a participar en competiciones como el Trofeo Príncipe de Asturias, celebrado en Baiona. También ha navegado a bordo de su famoso barco, Bribón, y ha degustado la gran gastronomía de la zona junto a su amigo, Pedro Campos.

No obstante, Don Juan Carlos sigue con su agenda. De hecho, el pasado miércoles estuvo en Madrid, donde presidió la reunión del Real Patronato del Museo Naval y este mismo lunes volverá a la capital para asistir a la entrega de la medalla de honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que se celebra en el Teatro Real. Allí estará junto a la reina Sofía, una imagen muy poco habitual desde que le cedió la corona a Felipe VI.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.