elEconomista.es

Los padres de Kate Middleton se hacen ricos entre polémica

31/10/2017 - 19:53

Carole y Michael Middleton tienen una tienda de disfraces y artículos para fiestas desde hace 30 años, el mismo año en el que nació el hermano de Kate, James. Las compras en la web se incrementan cuando llega Halloween pero este año, sin embargo, los suegros del príncipe Guillermo se han visto envueltos en una polémica por culpa de dos de sus disfraces.

El primero es un disfraz de bruja compuesto de corsé, falda y medias para niñas de 4 a 10 años que ha sido considerado por algunos usuarios de sexista y cuyo precio ronda los 38 euros. El segundo es un disfraz de caballero decapitado, demasiado fúnebre para el 95% de los padres consultados por la web ChannelMum.com.

No es la primera vez que los suegros del príncipe Guillermo se tienen que enfrentar a diversas críticas por su negocio. Cuando nació el príncipe Jorge en 2013, el matrimonio puso a la venta una serie de artículos relacionados con el nacimiento y se les acusó de explotar su relación con la Familia Real. Concretamente, vendieron una vajilla para bebé con el lema 'A New Little Prince' (un nuevo principito).

Los padres de Kate crearon la tienda tras pasar tres años en Jordania. "En esa época, había muy pocas tiendas de artículos para fiestas, y como madre y anfitriona de cumpleaños infantiles, era todo un reto encontrar una piñata", explicó en una entrevista para la web de la tienda la abuela del príncipe Jorge. Por eso se le ocurrió montar una tienda de estos productos en el patio de su propia casa. Luego, con la llegada de Internet, el negocio se hizo online y sus beneficios aumentaron. "Ahora contamos con más de 40 empleados y recibimos unos 4.000 pedidos a la semana", explicó Carole.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.