El rey Felipe VI se reencuentra con Marta Gayá, amiga 'entrañable' de su padre

11/09/2017 - 9:59

El monarca se trasladó este fin de semana a Palma, donde acudió a la boda de su ahijada Martina Jáudenes De Diego, asesora patrimonial y modelo ocasional para algunas firmas de moda, con el empresario hostelero Luis Abascal. El Rey, sin la compañía de Letizia, coincidió allí con Marta Gayá, amiga 'entrañable' de su padre, Don Juan Carlos, y una invitada más al enlace.

La coincidencia de Felipe VI y Gayá se produce unas semanas después de que salieran a la luz unas imágenes en las que aparecía el Rey emérito junto a la mallorquina en Irlanda durante la inauguración de una iglesias. Las instantáneas dejaban entrever que Don Juan Carlos mantiene el contacto con ella desde hace años.

Sea como fuere, lo cierto es que se desconoce si Felipe VI y Marta cruzaron alguna que otra palabra en el susodicha boda, cuya ceremonia se celebró a las cinco de la tarde en la iglesia de San Nicolás de Palma, según desvela el diario Última Hora. Felipe, que llegó a pie, cruzando la plaza Frederic Chopin, quiso acompañar en ese especial día a Eugenio Jáudenes, padre de la novia y ex compañero de regatas. Ambos mantienen una estrecha amistad.

Tras darse el "sí quiero", los novios y el resto de invitados, entre los que se encontraba Rodrigo Rato, se trasladaron al Castillo de San Carlos, tal y como cuenta ¡Hola!. Allí disfrutaron de un cóctel al aire libre que estuvo amenizado por un divertido grupo de trompeta, tuba y otros instrumentos.

Antes de pasar al salón principal, el monarca hizo gala de su habitual amabilidad y se fotografió con todos los invitados que se lo solicitaron. Como se aprecia en las imágenes, Felipe VI lucía un elegante traje azul combinado con camisa blanca y corbata fucsia.

La novia, por su parte, se decantó por un maravilloso vestido bordado de manga larga con escote de pico y abotonadura delantera, que acompañó con una espectacular gargantilla en forma de cruz, un largo velo prendido en un moño bajo y un sencillo ramo. El novio optó por un chaqué gris, corbata burdeos y camisa celeste.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.