El príncipe Enrique de Dinamarca, marido de la reina Margarita, sufre demencia

7/09/2017 - 10:04

Momentos tristes para la monarquía danesa, que acaba de anunciar mediante un comunicado oficial que su príncipe padece demencia. A sus 83 años, el padre de Federico y Joaquín ya ha protagonizado varias polémicas por emitir declaraciones en las que no dejaba en buen lugar a su esposa, la reina Margarita (77).

"Después de un largo seguimiento y, últimamente, de una serie de exámenes médicos realizados a finales de agosto, los especialistas del Hospital del Reino han concluido que su alteza real el príncipe Enrique sufre demencia", desvela el comunicado. "El diagnóstico implica una degeneración en la función cognitiva del Príncipe. La extensión de esta afectación cognitiva es, de acuerdo al hospital, mayor de lo que cabría esperar a una persona de su edad, y puede ir acompañada de cambios en su comportamiento, reacciones, juicio y emociones y afectar también a su interacción social".

Parecen explicarse así las últimas y polémicas declaraciones que realizó el príncipe, hace apenas un mes, en las que aseguraba que no quería ser enterrado junto su esposa a pesar de ser la voluntad de ésta y manifestar su enfado con ella públicamente por no haber sido nombrado rey consorte a pesar de haber ocupado ese cargo los últimos 50 años.

La Casa Real advierte que, dadas las circunstancias, la agenda del príncipe se verá drásticamente reducida: "Como consecuencia del diagnóstico, el Príncipe reducirá sus actividades, y los patronatos y representaciones honoríficas serán consideradas. Es deseo de la Reina y la Familia Real que el Príncipe tenga la tranquilidad que requiere esta situación".


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.