Henrik de Dinamarca arremete contra su mujer, la reina Margarita II: "Me toma por tonto"

9/08/2017 - 13:34

El príncipe danés nunca ha llevado demasiado bien el título de consorte. El gran protagonismo su mujer, la reina Margarita II (77), y el papel secundario que siempre ha tenido en la Casa Real de Dinamarca han sido sus mayores motivos de enfado. En esta línea, hace unos días comunicó que se negaba a ser enterrado junto a su esposa en la catedral de Roskilde, el lugar donde descansan los reyes daneses, puesto que él no tiene título de soberano como su esposa.

Tras el revuelo que ha ocasionado su rechazo a descansar el sueño eterno con Margarita II, Henrik, de 83 años, toma la palabra para echar más leña al fuego, arremetiendo contra su mujer: "La Reina me toma por tonto. No me he casado con la reina para ser enterrado en Roskilde. Mi mujer ha decidido que quiere ser reina y eso me alegra (...) Si ella quiere que me sepulten a su lado, tiene que nombrarme rey consorte, eso es todo", declara en una entrevista exclusiva con la revista Se og Hør.

La decisión de no ser enterrado junto a su mujer es un duro golpe para ella, ya que Margarita II tiene un marcado carácter religioso y ha organizado al detalle el funeral de ambos. La Reina incluso ha encargado un moderno sepulcro al escultor Bjørn Nørgaard.

Por si fuera poco, Henrik acusa a su esposa de haberle faltado al respeto: "Mi mujer no me dado el respeto que una esposa normal debe darle a su cónyuge. Me ha fallado", declara con rotundidad.

Esta salida de tono no es nueva en el príncipe consorte. Disconforme con su papel en la Casa Real, Henrik se enfrentó a su hijo, Federico, cuando éste obtuvo el estatus de heredero, superior al suyo; plantó a su mujer en su 75 cumpleaños e incluso ha rechazado el título de Consorte.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias








Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.