Los reyes Felipe y Letizia venden la herencia que les dejó un menorquín excéntrico

1/04/2017 - 15:03
Felipe VI y Letizia, monarcas de España.

Los reyes Felipe y Letizia se encontraron con una herencia sorpresa y extraña. Juan Ignacio Balada Llabrés, un excéntrico monárquico menorquín famoso en la isla legaba a la pareja de monarcas y los diez sobrinos de los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía una fortuna que roza los diez millones de euros. 

Según relata el diario El Mundo, de no aceptarla, la herencia sería cedida al Estado de Israel. Balada Llabrés no tenía ninguna relación con los reyes. 

Finalmente, Felipe VI y Letizia aceptaron a extraña e inesperada herencia, y crearon una fundación para gestionar la mitad de los bienes y destinarlos a actividades sin ánimo de lucro y de corte social. Ahora, a través de la Fundación Hesperia, los reyes han decidido vender la fortuna inmobiliaria de Balada Llabrés, comenzando por una residencia de 167 metros cuadrados y con necesidad de reforma en Menorca. El precio se ha rebajado hasta los 175.000 euros. 

Además, los monarcas tienen intención de poner a la venta otras propiedades, como tres edificios en Ciudadela, uno de ellos declarado Bien de Interés Cultural y una finca rústica. 

Felipe y Letizia han apostado por su venta ya que el estado de estos edificios les está repercutiendo en pérdidas económicas por los gastos de recuperación y restauración. 

Las ventas de esta parte del patrimonio heredado servirán para la financiación de proyectos sociales desarrollados desde la Fundación Hesperia.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.