El rey fue extorsionado por el Gobierno de Felipe González con la grabación en la que habla de su amor

16/03/2017 - 10:15

En 1990, cuando el presidente del Gobierno era Felipe González, desde Moncloa chantajearon al monarca con las grabaciones del CNI, en las que confesaba su amor por Marta Gayá, para que omitiera durante el discurso de Navidad de aquel año cualquier mención a la corrupción. Eso afirma este jueves OK Diario.

En aquella época, el PSOE sufría las consecuencias mediáticas del escándalo relacionado con Guerra, hermano del vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, que utilizaba su despacho en la Delegación del Gobierno en Andalucía con fines lucrativos.

Debido a este presunto chantaje, el Rey cedió y no mencionó la corrupción en su discurso del 24 de diciembre de 1990. Dio prioridad al tema de la libertad de expresión: "Una democracia avanzada no se entendería sin el equilibrio de la veracidad de la información y el mayor respeto a la libertad de expresión", dijo dirigiéndose a sus súbditos mientras cenaban.

Sin embargo, en el discurso que le escribieron desde el gobierno socialista, el monarca sorprendió al arremeter contra cierta prensa, en lo que fue interpretado como un apoyo a Felipe González, que había defendido públicamente la necesidad de una legislación más restrictiva para los medios.

"Si la libertad de expresión implica por parte de todos capacidad para aceptar las críticas y las opiniones diversas, el derecho a la información veraz exige de los medios de comunicación social la máxima profesionalidad en el ejercicio de su tarea. Si hay que pedir comprensión ante las críticas a quien las recibe es legítimo pedir también mesura y respeto a la verdad a quienes las hacen", leyó don Juan Carlos.

Las palabras del monarca resultaron muy sorprendentes para Sabino Fernández Campo, el jefe de la Casa Real, pues ellos le habían aconsejado al Rey que mencionara la corrupción y no hiciera causa conjunta con el Gobierno del PSOE, según revela el periodista Manuel Cerdán.

Años después, el escritor Manuel Soriano Navarro reveló en su libro Sabino Fernández Campo, la sombra del Rey lo que realmente sucedió. Soriano sostiene que fue Presidencia del Gobierno la que remitió a Zarzuela los párrafos arremetiendo contra los periodistas. Y que fue Felipe González quien modificó la primera versión del discurso que había escrito el propio Fernández Campo.

Así las cosas, Don Juan Carlos se plegó a las exigencias del Gobierno socialista en el discurso navideño para evitar así el escándalo que hubiera supuesto la revelación de su conversación privada con un amigo en la que le revelaba su amor por la decoradora catalana, Marta Gayá.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 3

#1
16-03-2017 / 15:32
Al guano
Puntuación -4   A Favor   En Contra

¿dónde está nuestro dinero?

Que lo devuelvan.

El resto, es alpiste para la chusma adoradores de reyes y demás efigies de escayola.

Queremos saber dónde está el dinero de nuestros impuestos.

#2
16-03-2017 / 17:16
chaver
Puntuación 1   A Favor   En Contra

OK diario tiene menos credibilidad que pedrerol.

#3
17-03-2017 / 13:58
jose
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Indecente por ambos lados. Vaya con el venezolano!


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.