elEconomista.es

Juan Carlos da la cara en mitad de la tormenta con Bárbara Rey

23/01/2017 - 17:16

El emérito se ha convertido en protagonista de la prensa en los últimos días por su 'affair' con la vedette Bárbara Rey a finales de los años 90. La tormenta mediática no ha conseguido que cancelara su asistencia a la entrega de los Premios del Deporte, donde ha estado arropado por su mujer, doña Sofía, su hijo Felipe y su nuera, Letizia.

Con su inseparable bastón y un semblante algo más serio de lo habitual, don Juan Carlos ha acudido a la entrega de los Premios del Deporte en el Palacio de El Pardo este lunes, en una ceremonia donde han sido galardonados el futbolista Andrés Iniesta, la atleta Ruth Beitia o el patinador Javier Fernández, entre otros.

El único que ha logrado arrancarle una sonrisa al rey ha sido su hijo, Felipe, con el que ha charlado animadamente en un momento de la ceremonia. Parece que el marido de Letizia apoya a su padre en estos días complicados, en los que su relación sentimental con Bárbara Rey ha quedado al descubierto, así como el hecho de que el CNI invirtiera 500 millones de las antiguas pesetas para 'comprar' el silencio de la vedette, según ha afirmado Ok Diario.

Este fin de semana, una testigo protegida relató cómo había vivido ella los encuentros entre Juan Carlos y Bárbara Rey y confirmaba la existencia de vídeos, fotografías y audios grabados por parte de la vedette con la intención de utilizarlos en su beneficio.

Además, la periodista Chelo García-Cortés, ex amiga de la actriz, también relató un capítulo personal al respecto: "Estábamos José Manuel Parada y yo en la casa que Bárbara tenía en Barcelona, sonó el teléfono y era el rey preguntando por ella, la llamó Marita. Ella estaba en la ducha y él me dijo: 'Dile que la ha llamado Juan Summer'. Su voz era inconfundible", relató la periodista.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 3

#1
05-02-2017 / 10:18
Puntuación 1   A Favor   En Contra

Desgraciadamente, la imagen del Rey emérito ha quedado deshecha y no es rehabilitable. Sin perjuicio de que pueda ser útil todavía en alguna negociación diplomática, su imagen pública está acabada. Lo mejor que puede hacer para no cuestionar un régimen constitucional que ha proporcionado progreso y libertades es cesar en sus intervenciones públicas. El Rey (aunque sea ya sólo emértito) debe ser un ejemplo en la vida pública y privada y Don Juan Carlos no lo es. Una pena para la Reina Sofía, que ha sido una reina discreta y modélica.

#2
05-02-2017 / 10:19
Puntuación -1   A Favor   En Contra

Desgraciadamente, la imagen del Rey emérito ha quedado deshecha y no es rehabilitable. Sin perjuicio de que pueda ser útil todavía en alguna negociación diplomática, su imagen pública está acabada. Lo mejor que puede hacer para no cuestionar un régimen constitucional que ha proporcionado progreso y libertades es cesar en sus intervenciones públicas. El Rey (aunque sea ya sólo emértito) debe ser un ejemplo en la vida pública y privada y Don Juan Carlos no lo es. Una pena para la Reina Sofía, que sí ha sido una reina modélica.

#3
05-02-2017 / 10:22
Puntuación 0   A Favor   En Contra

Desgraciadamente, la imagen del Rey emérito ha quedado deshecha y no es rehabilitable. Sin perjuicio de que pueda ser útil todavía en alguna negociación diplomática, su imagen pública está acabada. Lo mejor que puede hacer para no cuestionar un régimen constitucional que ha proporcionado progreso y libertades es cesar en sus intervenciones públicas. El Rey (aunque sea ya sólo emértito) debe ser un ejemplo en la vida pública y privada y Don Juan Carlos no lo es. Una pena para la Reina Sofía, que sí ha sido una reina modélica.