elEconomista.es

Mario Vargas Llosa: así es su exclusiva rutina de belleza

3/09/2018 - 19:21

El novio de Isabel Preysler es muy coqueto y además de someterse anualmente a un tratamiento rejuvenecedor en la clínica Buchinger de Marbella, acude semanalmente a un centro de belleza en Madrid. Se trata de Massumeh, dirigido por las expertas iraníes Massumeh y Nasrin, dos de las profesionales más solicitadas en el sector de belleza. Su cosmético estrella, que cuesta 426 euros el bote de 50 ml. y del que Vargas Llosa (82) es un fiel comprador, es una avanzada fórmula antienvejecimiento elaborada con extractos de caviar, péptido recubierto de polvo de diamante, perla negra, seda, células madre de la manzana Uttwiler Spätlauber, aceite de aguacate y vitaminas A & E. 

Además, el Premio Nobel de Literatura e Isabel Preysler (67) han pasado los últimos días de verano en Marbella, hospedados en la clínica Buchinger. Se trata de un centro al que acuden cada año tras sus vacaciones estivales para someterse a una serie de cuidados exclusivos de belleza, entre los que se encuentran tratamientos détox para adelgazar. Su rutina incluye una estricta dieta hipocalórica y ejercicio físico suave.

El peruano sale todas las mañanas a caminar en solitario durante un mínimo de una hora y media por el paseo marítimo de la localidad malagueña. Para estas caminatas se viste con ropa cómoda, como la que escogió para uno de sus paseos a finales del pasado mes de agosto. En esta ocasión eligió una camiseta gris, pantalón de chándal y zapatillas de deporte, look que completó con una gorra azul para protegerse del sol.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.