elEconomista.es

Tom Cruise se cuida la piel con excremento de ruiseñor

23/07/2018 - 18:15

A sus 56 años, el ex marido de Nicole Kidman y Katie Holmes luce como un jovenzuelo y su secreto de belleza ha visto la luz este fin de semana: una mascarilla de excremento de ruiseñor, arroz integral y agua.

Según la revista Showbiz Spy fue un buen amigo de Tom Cruise el que le dio la 'receta' de este curioso tratamiento, asegurándole que le dejaría la piel del rostro mucho más luminosa y tersa. Al parecer, la mezcla es tan eficaz que ya existe un salón de belleza en Nueva York que la hace y la aplica con inmejorables resultados: "El excremento de esta pequeña ave tiene enzimas que eliminar la piel muerta y exfolian quitando toda la suciedad que pueda haber en el rostro", ha asegurado la esteticista Shizuka Bernstein, dueña del salón.

Aunque su principal ingrediente puede hacer dudar hasta a la persona más atrevida, lo cierto es que el excremento de ruiseñor pasa por un proceso de deshidratación y limpieza con el que se convierte en un polvo que después se mezcla con el arroz y un poco de agua. Todo muy limpio.

El protagonista de Misión Imposible es uno de los primeros famosos en probar suerte con este tratamiento pero no será el único, ya que la mascarilla está empezando a ponerse de moda en Estados Unidos y tardará mucho en comercializarse en Europa. ¿Te atreves?


PUBLICIDAD


Noticias relacionadas

    Otras noticias

    Contenido patrocinado







    Comentarios 1

    #1
    05-08-2018 / 20:15
    & Eco
    Puntuación 0   A Favor   En Contra

    Contact Us | Publix Super Markets


    Deja tu comentario

    Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
    elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.