elEconomista.es

Depilación al hilo: cinco motivos para 'engancharte' a la última moda beauty

14/06/2018 - 18:04

Popularizada principalmente en la India y otros muchos países orientales y anglosajones, la técnica tradicional de la depilación con hilo (Threading) se está haciendo un hueco en nuestro país, siendo el labio superior, el mentón y las cejas, las zonas más solicitadas para realizarlo también en verano.

En Estados Unidos y Gran Bretaña, el llamado Threading es todo un boom, arrasando entre las celebrities que se declaran incondicionales de esta técnica, que funciona principalmente en la cara, eliminando el pelo con un hilo que actúa a modo de pinza. Básicamente, se realiza enroscando el hilo (cortado a la medida o desde la bobina) y haciendo un lazo, para después girarlo entre cinco a diez veces sobre la piel y extraer el vello desde el folículo. Los dedos índice, corazón y anular de ambas manos juegan un papel primordial a la hora de extraer el pelo, formando esa imagen de 8 o de X que entre abrir y cerrar, estira el hilo que atrapará los pelos arrancándolos de raíz.

En España son varios los centros donde puedes acudir a probar la técnica del Threading, por ejemplo Twentynails, con esteticistas expertas en depilar cejas, labio superior, mentón y cara completa. Ellas nos dan cinco razones por las que merece la pena probar esta nueva técnica.

1. Es adecuado para todo tipo de pieles, algo que no ocurre con la cera, por ejemplo.

2. Su efecto peeling previene la aparición de arrugas y suaviza las ya existentes.

3. Es mucho más rápido, preciso e indoloro en la mayoría de casos.

4. No irrita la piel ya que el hilo no llega a tocarla, por lo que es muy recomendable para personas con piel excesivamente sensible.

5. Una vez eliminado el vello, tarda más tiempo en salir que utilizando otras técnicas.


PUBLICIDAD


Contenido patrocinado

Otras noticias







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.